Crean un alcohol que te emborracha pero no te da resaca

Olvídate del dolor de cabeza, de estómago y de las enfermedades a largo plazo, llega Alcarelle

Salir de fiesta, empezar con una cerveza, escalar con un par de cubatas y rematar con unos chupitos. Llegar a casa muerto, tumbarte y despertarte al día siguiente odiando tu vida, tu cuerpo y tus decisiones. Si alguna vez te has sentido así es porque has sufrido los temidos efectos de la resaca.

Hay muchos mecanismos para evitarla: desde las bebidas antiresaca hasta los remedios milagrosos hechos con los productos que guardas en la despensa. Aun así, por mucho producto frena-resaca que tomemos, el alcohol provoca daños en el hígado y el cerebro que no podemos evitar.

Pero eso está por cambiar. O así lo asegura el doctor David Nutt, jefe del departamento de neuropsicofarmacología del Imperial College de Londres, que ha creado el Alcarelle, una bebida de laboratorio que provoca todos los efectos positivos de la borrachera alcohólica (subidón, distorsión de la realidad, ánimo y excitación) pero sin dolores de cabeza o hígado. Es decir, adiós a la resaca y a las enfermedades provocadas por el exceso de consumo.

Así lo describen en su web. “Una bebida para adultos sin alcohol, que imita los aspectos del alcohol que todos deseamos (sociabilidad, relajación, diversión), pero sin esos horribles efectos dañinos que causan tanto daño a nuestra salud”. El Alcarelle lleva más de 20 años siendo investigado y perfeccionado, pero está cerca de ver la luz. Sus creadores esperan comercializarlo “antes de cinco años”, promete.

David Nutt (Alicia Canter/The Guardian)

Tantos años de investigación y tanto interés en conseguir este brebaje responden al anti-alcoholismo de Nutt. Aunque no está a favor de la prohibición del alcohol —él y su hija tienen un bar—, sí que cree que se debería concienciar más porque está demasiado aceptado socialmente y no se habla lo suficiente de sus efectos en nuestro cuerpo, que son más nocivos “que el LSD o el éxtasis”, una afirmación que le costó su puesto en el gobierno británico como asesor del departamento anti-drogas.

"Si el alcohol fuera descubierto hoy, sería tratado como una sustancia ilegal. La cantidad segura de alcohol, si se aplican los criterios estándares, sería de un vaso de vino al año", añadió en un artículo académico del Transnational Institute.

Por eso mismo ha creado Alcarelle, para satisfacer la demanda de este producto y evitar estas consecuencias tóxicas para la salud. Aun así, ya le han caído las primeras críticas: esta sustancia no arreglaría los principales problemas del alcohol, las muertes al volante, una de las principales causas externas de mortalidad en la mayoría de países. Además, como denuncia la televisión pública catalana, en su web no hacen mención al posible componente adictivo de esta sustancia, un componente que Nutt ha denunciado muchísimas veces del alcohol tradicional. Es, sin duda, un avance científico, pero no la panacea a todos los problemas que acarrea el alcohol.

Además, el debate jurídico está abierto porque, en general, todas las sustancias con efectos sobre el cerebro están prohibidas en la mayoría de países. Por mucho que se presente como alcohol, esta bebida no deja de ser un producto de laboratorio. Veremos si logra llegar a popularizarse.