La ciencia confirma que a tu gato no le importa que desaparezcas

Solamente el 13% de los felinos mostraron síntomas de ansiedad por separación en una investigación desarrollada por la Universidad Juiz de Fora, en Brasil

Quizá lo sospechabas, igual ya lo sabías, pero ahora se ha confirmado: a tu gato se la suda bastante tu presencia. Así lo sugiere el estudio “identificación de problemas relacionados con la separación en gatos domésticos” llevado a cabo por la Universidad Juiz de Fora (Minas Gerais, Brasil) en el que quedó patente que solamente uno de cada diez gatos muestra comportamientos relacionados con la ansiedad ante la ausencia prolongada de su dueño.

Como suele ocurrir con los perros, los problemas asociados a la ansiedad por separación incluyen desde comportamientos destructivos (acabar con tu mobiliario) a ladridos excesivos y orinar/defecar en lugares no apropiados. Sin embargo, mientras en los perros es algo bastante frecuente y que ha sido ampliamente estudiado, en el caso de los gatos el asunto ha recibido mucha menos atención. Sorprendentemente apenas existían investigaciones y mucho menos centradas específicamente en el caso de gatos domésticos que no salen del hogar.

Según el estudio, el 13% de los gatos observados mostraron uno o varios síntomas asociados a una situación de ansiedad cuando fueron separados de su compañero humano. Esto confirma que los comportamientos de lazo afectivo en los gatos domésticos (búsqueda de afecto y filiación) existen pero tienen una frecuencia mucho menor de lo que quizá cabía pensar, en especial si se comparan con los mostrados por los perros que son casi omnipresentes. 

Uno de los aspectos más sorprendentes de la investigación y determinantes para la aparición de los problemas por separación fue que los gatos que no disponían de juguetes, no tenían acceso al exterior (jardín o terraza) o se quedaban solos la mayor parte de los días durante más de 6 horas, eran los que conformaban ese 13%. Por tanto, los gatos con estas atenciones eran mucho menos propensos a desarrollar problemas de ansiedad aunque bien es cierto que todavía siguen siendo una mayoría lo que no desarrollan ningún tipo de ansiedad.

En conclusión, a los gatos se la puede sudar mucho su presencia pero, en gran medida, esta indiferencia estará sujeta a que le seas capaz de proporcionarle todo lo que necesita en su día a día. De esta manera, aunque tengan una clara predisposición a ser independientes, lo cierto es que esto depende mucho de que se sientan cómodos en su ambiente y su compañía y ahí es donde tú juegas un papel principal. Entender la manera en la que dependen de nosotros, aunque haya a quien no le guste, es la verdadera manera de amarlos. Ellos te quieren, pero a su manera. Acéptalo.