La broma de El Mundo Today sobre precariedad laboral que se ha viralizado por ser una triste realidad

España es el país de la Unión Europa con más universitarios trabajando en empleos sin cualificación

La tasa de desempleo de jóvenes de entre 16 y 29 años ronda aproximadamente el 28%, según la Encuesta de Población Activa (EPA). Y hasta 1.400.000 de quienes consiguen superar esa montaña y trabajar lo hacen en condiciones de enorme precariedad, con horarios abusivos y cobrando sueldos muy por debajo de lo merecido. Por si fuera poco, la tasa de temporalidad de los menores de 29 años alcanza el 57%. Un absoluto desastre que suena menos impactante bajo la frivolidad de los números, pero cuya tragedia reluce con un radiografía humorística como la que acaba de realizar El Mundo Today.

El artículo del famoso medio digital satírico, que ha conseguido hacerse viral en tan solo un día, gira en torno a un supuesto “nuevo reto viral” de moda entre los jóvenes: “Tras el peligroso juego viral de la ballena azul, que indujo a varios jóvenes al suicidio, el ‘Hot Water Challege’, que consistía en verterse agua hirviendo sobre el rostro y el desafío ‘Hielo y sal’, que provocó fuertes quemaduras en la piel de varias personas, ha aparecido otro peligroso reto: el desafío de 'cobrar una mierda'. Compiten entre ellos para ver quién aguanta más tiempo en precario”.

El texto, que ha sido recibido en Twitter con mensajes como “¿pero no hacíais noticias falsas” o “se me da de lujo”, continúa detallando, de la mano de inventados expertos, la innegable precariedad que sufrimos los jóvenes en nuestro país: “Se someten a jornadas laborales agotadoras por un sueldo ridículo, a ver quién aguanta más tiempo. Los más atrevidos trabajan sin contrato firmado, sin seguridad social, sin nada, saltando al vacío. Las consecuencias son nefastas: sensación constante de agotamiento, empobrecimiento de las condiciones de vida, baja autoestima y aversión al trabajo”.

Un drama que, dado el panorama, resulta casi ineludible: “La propagación de este reto es difícil de evitar, pues sus adeptos consiguen los trabajos mal remunerados a través de internet, ya sea contactando directamente con las empresas o mediante portales de empleo”, reza el artículo. Y lo peor de todo, que consigue sacarnos una dolorosa sonrisa, “cuando consiguen superar el reto no pueden presumir ante nadie porque todos sus amigos están trabajando”. Un poquito de ironía para aliviar la desgracia de ser el país de la Unión Europa con más universitarios en trabajos sin cualificación.