La última (y absurda) recomendación de la policía: no salgas a correr sola por si te violan

Una polémica declaración de un cuerpo policial de Reino Unido vuelve a culpar a las mujeres de la violencia machista

Si te gusta correr, corre, pero no vayas sola. Esta es la recomendación de la policía de Avon y Somerset, una región en el este de Reino Unido, tras la violación de una mujer el año pasado que, por supuesto, ha generado indignación. No hace falta tener una conciencia extremadamente sensible con la causa feminista para darse cuenta de que una vez más esta declaración nos culpa a nosotras de ir provocando a los violadores. Porque claro, una chica sola es irresistible, es que las mallas de jogging nos hacen un culo delicioso, es que vas provocando... etc.

Ya lo sabemos. Corremos con miedo. Nueve de cada diez mujeres se sienten inseguras si salen a correr solas, según un estudio de Runners World Magazine publicado en diciembre. Por esto, siempre intentamos correr con una amiga o con nuestra pareja o con un compañero de piso. Aunque ir hablando mientras corres o al ritmo de otra persona es un gasto inútil de energía y perjudica nuestro entrenamiento. Por no decir que nos hemos tenido que inventar las plataformas y aplicaciones móviles para quedar con desconocidas, porque al menos así estamos más tranquilas si nuestro horario no es compatible con nadie de nuestro entorno. Uno de esos grupos se llama "locas que corren", como si correr fuera una actividad de alto riesgo, una suerte de deporte extremo. Delirante.  Y lo peor: nada de esto sirve para acabar con las violaciones.

Esta misma semana (y solo estamos a martes) ya han sido noticia dos violaciones en nuestro país. Una fue denunciada por una chica de 18 años el sábado de madrugada en Sabadell. Según su declaración a la policía, cuatro hombres la violaron en la fábrica abandonada donde viven mientras otros tres miraban la escena sin hacer nada. Uno ya la había estado persiguiendo (acosando) mientras bailaba en una discoteca. La segunda, en Sant Cugat del Vallés, fue denunciada por una adolescente de 16 años que quedó desnuda y tirada en la calle, según La Vanguardia. El agresor, de la misma edad, está a disposición de la Fiscalía de menores. Son solo los dos últimos casos en un país donde las mujeres denuncian una violación cada cinco horas. Más de cuatro al día. Un horror.

Les dirán que no haber vuelto solas a casa, que era tarde y peligroso. La policía de Avon y Somerset también recomienda a las chicas hacer ejercicio sin auriculares e ir cambiando de ruta cada vez que salen. O sea, correr con miedo y, enfocar el ejercicio diario como una carrera de obstáculos (violadores). O mejor, olvidarse de correr al aire libre e ir al gimnasio. O por si te cruzas con un violador de camino al gimnasio, cómprate una elíptica y haz ejercicio en casa, que es más seguro. Seguro.