Suecia modifica la ley para que el sexo sin consentimiento sea violación

Ya no será necesaria la existencia de violencia, amenaza o intimidación para que una agresión sexual sea considerada violación

El número de violaciones registradas en Suecia aumentaron hasta un 10% el año pasado, según un informe del Consejo Nacional de Prevención Criminal. Estos alarmantes datos han llevado al país nórdico a endurecer su ley contra el delito de violación. Así, a partir del próximo 1 de julio, según recoge el diario ABC, ya no será necesaria la presencia de violencia, amenaza de violencia o intimidación para que una acción sexual se considere violación. Basta con que no exista un consentimiento "claro, explícito e idóneo" por parte de la víctima.

Suecia se convierte así en el décimo país europeo que adapta su legislación penal sobre agresión sexual al Convenio de Estambul de 2011. La llamada ley del "solo sí es sí", aprobada ayer por el Riksdag (el parlamento sueco), busca así incrementar la protección de las víctimas de violencia sexual para que casos similares al de La Manada no vuelvan a ocurrir allí. Con esta ley, cualquier situación en la que la agredida no exprese su deseo de practicar sexo, incluyendo cuando esté alcoholizada, drogada o paralizada por el miedo, constituirá delito de violación.

Anna Blus, portavoz de Amnistía Internacional, se lamentaba ayer en las páginas de ABC de que "la mayoría de los países europeos sigan definiendo la violación basándose en la fuerza física, la amenaza o la coacción, definiciones desfasadas que causan un daño inmenso". Por eso ha celebrado el endurecimiento penal de este país escandinavo: "Es una enorme victoria para las activistas de los derechos de las mujeres en Suecia, que llevan más de una década haciendo una campaña infatigable por este cambio". Esperamos que muchos otros sigan su ejemplo.