Los motivos por los que la Audiencia de Navarra ha decidido liberar a La Manada

El tribunal cree que puede garantizarse la tranquilidad de la víctima con medidas menos gravosas

España está en shock. Los cinco miembros de La Manada, condenados a nueve años de cárcel "por abuso sexual continuado" contra una joven madrileña durante los Sanfermines de 2016, gozarán pronto de la libertad provisional. Una decisión que ha despertado la indignación social, especialmente entre las mujeres, que se sienten con razón desamparadas por la Justicia. Ante la oleada de críticas y manifestaciones, la Audiencia de Navarra ha salido a explicar las razones que la han llevado a no ampliar el periodo de prisión provisional que la ley le permite.

En primer lugar, y según difunde El Mundo, el tribunal ha manifestado que "las extraordinarias dificultades para que puedan desarrollar una vida social normalizada" y "la pérdida de su anonimato hace poco menos que impensable el riesgo de reiteración delictiva". En segundo lugar, los magistrados han alegado que "debe considerarse también que los acusados tienen su residencia a más de 500 kilómetros del lugar en que reside la víctima y que su tranquilidad es algo que puede procurarse mediante la adopción de medidas menos gravosas".

Además, han añadido a la balanza el bajo riesgo de fuga. Según el tribunal, todos los miembros de La Manada carecen de "medios económicos para procurarse una fuga eficaz" y de allegados que pudieran proporcionarles esos medios para huir, además de ser fácilmente reconocibles en caso de fuga dada la repercusión mediática del caso. Por último, la Audiencia de Navarra dice haber considerado la pena de tan solo 9 años —y no 22 años y 10 meses como pedía la fiscalía y casi toda España— que pesa sobre La Manada.

Todo esto, han explicado los magistrados responsables de la decisión, les ha llevado a rechazar "la prolongación de la situación de prisión provisional en la que se encuentran desde hace poco menos de dos años, máxime si consideramos que el estatus de preso preventivo es aún más penoso que el que corresponde al penado que inicia el cumplimiento de la sanción firme". La consecuencia de todos estos argumentos ya la conocéis: fianza de 6.000 euros y libertad para La Manada hasta que los tribunales superiores de justicia se pronuncien sobre las apelaciones.