Una modelo explica cómo se propasó con ella el polémico fotógrafo Longshoots

Longshoots aprovechaba para tocarle el culo y las tetas con la excusa de acomodarle la ropa

La instagramer Paula Cariatydes tiene 20 años y es una de las decenas de modelos que han alzado la voz en redes sociales contra el fotógrafo Danilson Gomes, alias Longshoots, por abusos e insinuaciones fuera de lugar. Todo comenzó con la denuncia de la activista y feminista Margalida María a lo que le siguió un aluvión de de modelos y actrices que se sumaban a su acusación explicando historias muy similares de abuso de poder e influencia. 

“Dani contactó conmigo para hacerme una sesión de fotos hace unos 3 o 4 años. Por aquel momento no accedí porque su perfil no me gustaba. No me parecía ni arte ni fotografía erótica, para mí era directamente pornografía, así que ni siquiera le contestaba”, nos cuenta Paula al otro lado del teléfono. La situación cambió repentinamente cuando ella empezó a trabajar como dependienta. Uno de sus compañeros conocía al fotógrafo y este, al ver dónde trabajaba la joven, comenzó a acosarla en su lugar de empleo.

En aquel momento Paula tenía 18 años: “Venía a la tienda y me decía ‘ey, ¿no te acuerdas de mí? Yo te conozco’ y como estaba trabajando no podía ponerme borde. Así empezó a decirme si podía hacerme fotos, a contarme que tenía ropa muy guay y después de mucho tiempo y mucha insistencia accedí a hacerme una sesión con él”. Paula explica que realizó tres sesiones distintas con Danilson Gomes, dos en solitario y otra donde había clientes del fotógrafo y una modelo más junto a ella.

En los momentos en que estaban solamente ellos dos, Longshoots aprovechaba para tocarle el culo y las tetas con la excusa de acomodarle la ropa o directamente darle un beso: “Una vez lo fui a saludar y me dio un pico. Me quedé en shock, no supe reaccionar. Siempre que podía me hablaba manipulándome, para que estuviera más vulnerable. Eso me generaba mucha ansiedad”.

La joven compartía con su entorno todos los detalles de cada una de las horribles situaciones que vivió: “Se lo he contado a absolutamente todas mis amigas, incluso las que no tienen nada que ver con el ‘mundillo’ y siempre había alguna que lo conocía de algo: o porque había contactado con ellas o porque eran del mismo barrio".

"Luego empecé a ver que otras chicas habían estado en situaciones similares a la mía pero nunca nos atrevimos a alzar la voz, teníamos mucho miedo”, cuenta Paula y explica que les manipulaba a nivel labora. "Decía que podía conseguir que trabajáramos con las marcas con las que tenía contacto que, según él, eran muchas. Nos pedía fotos con transparencias o semi desnudas porque ‘las marcas tenían que aprobarlas’”.

Pero esa falacia comenzó a caer a medida que aparecían testimonios de otras jóvenes a las que les había dicho lo mismo. Aunque al principio después de ver el primer testimonio, Paula no quiso pronunciarse, pero finalmente dejó su miedo de lado y contó su relato a través de un directo en la misma red social. Así comenzó a crecer una ola que ha sobrepasado las fronteras de nuestro país: Margalida María ha dado las gracias a países como México, Colombia o Argentina por el apoyo que ha recibido.

Es más, algunas ilustradoras y personajes muy influyentes han querido posicionarse a favor de las jóvenes, abogando por el respeto y la profesionalidad en ámbitos como la fotografía, entre ellas están JedetModerna de Pueblo o Natalia Ferrari. El impacto ha sido tan grande que se ha creado una cuenta en Instagram llamada Follógrafos España para denunciar a fotógrafos que utilizan su profesión para aprovecharse e ir más allá de una sesión de fotos, el perfil ya supera los siete mil seguidores.

 

Me ha indignado mucho ver lo que revelaba @margalidamariax sobre el acoso que han sentido muchas mujeres al trabajar con el fotógrafo @longshoots_ (podéis verlo en su stories) Ya le están cayendo mil insultos A ELLA. Desde el clásico "qué vas a ser modelo con lo fea que eres" hasta "no sabes cómo llamar la atención". Pero somos más las que te apoyamos, desde aquí te doy las gracias porque la única manera de que otras no pasen por experiencias asquerosas es que las que ya hemos pasado por ellas hablemos. Antes no era consciente de qué era un "abuso de poder" y ahora lo veo más claro que nunca. A los 20 años, cuando buscaba prácticas en el mundo de la publi, por ejemplo, me citó para una entrevista Mr.JefazoImportante y me hizo sentir que si le "bailaba el agua" conseguiría el puesto. "Eres muy guapa, como todas las que trabajan aquí.", me soltó a 10 cm de mi cara mientras me tenía en su despacho a oscuras cuando todo el mundo se había ido a casa. Salí de ahí y antes de llegar a mi casa vomité en la calle por el asco de lo vivido. Pero nunca pensé en que eso había sido un "abuso de poder". Me eché la culpa por ser tan inocente y tontita y simplemente pensé que era un baboso más. No son babosos, son acosadores. No somos tontitas y hemos empezado a hablar. Estés en la profesión que estés, #cuéntalo

Una publicación compartida de ModernaDePueblo (@modernadepueblo) el

El movimiento está sacando a la luz a falsos profesionales y haciendo que ya miles de mujeres se unan para denunciar las situaciones inaceptables que han vivido. Así han alertado no solo a otras posibles víctimas sino a una sociedad donde reina el machismo y donde es indispensable dar voz a lo que hasta ahora ha estado en silencio.