Este mapa señala los lugares donde todavía puedes amamantar en público sin que te hagan sentir incómoda

En redes sociales y, por tanto, también en diversos contextos y puntos del planeta los pezones son objeto de censura

Una madre dando el pecho en público no es una imagen muy común, sin embargo, “el 65% de las mujeres que se sacan la teta para dar de mamar en público se sienten incómodas”, al menos así lo afirman desde Teta & Teta. Esta marca de productos que muestran abiertamente (o al menos lo intentan) el pezón, bajo el conocido lema Free the nipple. Camisetas, tote bags, sujetadores y un largo etcétera de productos ha dado un paso más en la lucha por la normalización de la lactancia materna en público a través de un mapa del mundo interactivo que muestra donde poder dar el pecho tranquilamente en el mundo.

El objetivo de Teta & Teta es mostrar el amplio “apoyo a todas esas madres que necesitan amamantar en la calle, protegidas del ruido, la contaminación, el mal tiempo, el pudor y, por supuesto, todos los juicios” de aquellos que miran y pasean por la calle. Según ellas, hoy en día existe “muchísima gente, demasiada gente, que ve obscenidad o erotismo en una teta”. A pesar de que no existe ley que prohíba la lactancia materna, los locales se reservan el derecho de admisión e incluso pueden echar —y echan— a las madres que dan de mamar a sus bebés. El mapa que han creado sirve como llamamiento para todos aquellos locales que quieran sumarse a esta iniciativa. Para hacerlo deben solicitar una pegatina al correo de Teta & Teta con el mensaje Breastfeeding welcome here (aquí dar el pecho es bienvenido, en castellano) para poner en su establecimiento.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Dos personas hacen exactamente lo mismo: comer. Sin embargo, mientras una provoca indiferencia, la otra provoca incomodidad. Miradas, juicios, codazos, cabreo y frases muy graciosas tipo “Esto no puede hacerlo aquí porque puede molestar a otros clientes”, “tiene que ir al baño o salir del establecimiento”, “lo sentimos pero no disponemos de una zona para amamantar” y otras del estilo. Lugares comunes del breastfeeding en lugares públicos. - Hechos que — 🤷🏻‍♀️— suceden y no son noticia. De hecho, una madre dando el pecho en público no es una imagen muy común ¿no?, apenas se ven, y no es por este frío porque en verano pasa igual, y no es por el ruido porque mira en los pueblos. Es por esta sociedad, que está enferma y ve erotismo en una hamburguesa. - ¿Has vivido alguna situación incómoda por estar dando el pecho en público? Compártela y nos reímos un poco este domingo. Por no llorar. - ¿Tienes un local (o conoces a alguien que lo tenga) y quieres ayudar a normalizar la lactancia en público? No nos mires, únete a nuestra primera iniciativa. Pide una pegatina en info@tetaandteta.com . GRACIAS 👊🏻💪🏻🗽 (Foto vía @stopdropandfeed ) • • #tetaandtetafeeding #breastfeedingwelcomehere #tetaytetafeeding #freethenipplemovement

Una publicación compartida de teta & teta (@tetaandteta) el

En España no se suelen ver situaciones en las que se ‘margine’ a las mujeres que amamantan a sus bebés en público. No obstante, desde este espacio denuncian una escena vivida en el Museo Picasso de Málaga, en el que una mujer que daba el pecho a su hijo fue invitada a hacerlo fuera del establecimiento “para preservar la seguridad de las obras allí expuestas”. El proyecto del mapa es autofinanciado así que, desde Teta & Teta, aceptan y agradecen cualquier donativo para financiar la producción de las pegatinas y los envíos. Además quieren crear una aplicación para el móvil para localizar los lugares cercanos directamente y de forma rápida.

Ojalá haya un día en el que existan tantas pegatinas y que esté tan normalizado dar el pecho de forma pública que haya que quitarlas y que no haga falta ninguna iniciativa para quitarle la censura al pezón y limpiar los prejuicios. Desde Teta & Teta lo resumen muy fácilmente: “aspiramos a que ver a una madre dando el pecho llegue a pasar tan inadvertido como ver a una pareja de ancianos paseando cogidos de la mano”. Si tienes un local, ya sabes, únete a la ola del cambio.