El machismo que esconde la historia 'fake news' de la primera mujer árbitro del Mundial

La brasileña Fernanda Colombo no asistirá al Mundial de Rusia 2018 a pesar de las publicaciones de decenas de medios de todo el mundo

Es rubia, tiene el físico de una deportista de élite y es árbitro. Tres características demasiado llamativas en un mundo en el que las fake news son un problema cada vez más preocupante y en el que, como era de esperar, el Mundial de Rusia no iba a ser una excepción. En las últimas horas decenas de medios de comunicación han informado sobre la supuesta participación en torneo de la brasileña, Fernanda Colombo Uliana, a la que han bautizado como “la primera árbitra en un Mundial”. Algo que, sin duda, hubiera sido un hecho histórico si no fuera porque es mentira.

 

Futebol é lugar de mulher sim! Aliás, é lugar de todos! #deixaelatrabalhar

Una publicación compartida por Fernanda Colombo (@fernandacolomboreal) el

En lugar de dejarse los dedos escribiendo adjetivos como “sexy”, “bella”, “escultural” que poco tienen que ver con su profesión, los periodistas de estos medios deberían haber consultado la lista que la FIFA ofrece sobre todos los árbitros que participarán en el Mundial. Algo que sí hicieron en ESPN para comprobar que, efectivamente, Colombo ni es arbitro sino jueza de línea —o asistente—, ni participará en el Mundial. Lo que tampoco se han molestado en contar otros medios es que si Fernanda ha llegado a ser una celebrity en su país no ha sido precisamente porque haya recibido muchos apoyos a su labor como jueza de línea. “Los aficionados me han llamado desde tía buena a hija de puta”, reconoció en unas declaraciones durante el Mundial de Brasil en 2014.

Por aquel entonces, los medios del país quisieron mostrar a la ‘bandeirinha’ —como se conoce en el país a los jueces de línea— como un símbolo de la evolución del deporte en el país del fútbol. Sin embargo, el machismo que debía soportar Fernanda en su trabajo hizo que no se sintiera para nada cómoda en la imagen que se estaba vendiendo de ella. El momento más crítico de su carrera llegó ese mismo año el día que señaló un fuera de juego a la estrella del Atlético Mineiro, Alisson, provocando que el Cruzeiro acabase venciendo el encuentro por 2-1. Un ‘derbi’ de alto voltaje que casi acaba en batalla campal tras su decisión y que le valió su suspensión por dos semanas y la entrada en un curso de reciclaje para árbitros — la llamada ‘nevera’—.

 

As poses do hexa! #borabrasil

Una publicación compartida por Fernanda Colombo (@fernandacolomboreal) el

“Si está buena que pose desnuda en la Playboy, pero que no trabaje en el fútbol”, llegó a declarar el directivo del Cruzeiro, Alexandre Mattos. Aunque también es cierto que desde la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF) también hubieron voces a su favor. “Fernanda está pagando por ser guapa. Si fuese fea, nadie hablaría de ella de esa forma ni mezclaría errores que puede cometer un árbitro con su belleza”, afirmó el presidente de la comisión de arbitraje de la Federación Catarinense de Fútbol, Luiz Claudio Espindola Gonçalves, superior inmediato de Colombo, quien dio a entender que no habría polémica si el error hubiese sido de un árbitro de sexo masculino.

Después de tener que soportar un aluvión de críticas machistas y retrógradas, la edición brasileña de la revista Playboy le ofreció un posado con un tufillo machista e irónico que Fernanda rechazó. Finalmente, intentando huir de las críticas de los aficionados, la jueza de línea cambió de federación y se marchó al norte del país para pitar en Pernambuco. “Por desgracia mis errores siempre serán más recordados que mis aciertos”, confesó la brasileña que llegó a pensar en dejar el fútbol y escribir un libro sobre sus experiencias en el deporte. 

Por suerte para ella, la tormenta pasó y su mudanza al norte del país le sirvió para encontrar a su actual pareja —el árbitro Sandro Ricci que sí estará entre los 36 elegidos para pitar alguno de los encuentros en Rusia 2018— e iniciar su carrera como comentarista deportiva. Aunque todavía se encuentra registrada como asistente en la web de la CBF, Fernanda afirma estar retirada del arbitraje centra ahora toda su atención en su trabajo en el programa deportivo ‘Show do Esporte’ y en la difusión de su libro ‘Vamos jogar futebol’ en el que intenta trasmitir los valores más positivos del deporte a los más jóvenes. De igual manera, la influencer no ha dejado de denunciar el machismo sobre el arbitraje femenino en su cuenta de Instagram bajo el hashtag #deixaelatrabalhar (‘Déjala trabajar’, en castellano). 

Puede que Fernanda no haya llegado a Rusia 2018 —la arbitra con más papeletas sigue siendo la suiza Esther Staubli que ya fue la primera en pitar en el Mundial Sub17 de la India— y que su experiencia en el complicado fútbol brasileño no haya sido la más agradable del mundo, sin embargo, no hay duda de que por su parte no va a dejar de estar vinculada con el deporte que la apasiona. Así que, si el sensacionalismo de los medios de comunicación se lo permite, lo más probable es que este Mundial —Brasil podría ser la primera en lograr el sexto título para un combinado nacional— sea una experiencia inolvidable para ella.