Desmontando la falsa campaña que culpabiliza a las mujeres de la violencia machista

Estás echando una tarde en redes sociales y de pronto ves una foto que te indigna. La enésima campaña de una institución pública contra la violencia machista que culpa a la mujer de lo que le pasa. "Mamá, hazlo por nosotros. Actúa", dice el cartel original y tiene unos tachones y una corrección a boli con lo que acaba diciendo: "Papá, hazlo por nosotros. No maltrates", un mensaje con el que, al igual que yo cuando me llegó, te sientes mucho más cómodo porque se responsabiliza a quien agrede, no a la víctima. Así que das like, retuiteas y comentas para difundir el mensaje al igual que otras 100 mil personas.

Al día siguiente los medios digitales se hacen eco del viral y puntualizan que se trata de una campaña de 2008 del que por aquel entonces se llamaba Ministerio de Igualdad. La humilde tuitera andaluza que lo compartió, que no tiene más de 300 seguidores, responde anonadada a los medios, también contesta enfurecida a los comentarios en contra de su tuit y defiende la corrección a boli que algunos creen que ha hecho ella misma. Pero nadie se pregunta ¿por qué se hace viral en 2018 una campaña de hace 10 años? ¿quién ha puesto ese cartel? ¿quién ha hecho esa corrección y por qué se ha hecho viral? Investigando un poco, nada es lo que parece y el resultado debería hacernos reflexionar.

En busca del origen de un viral

El cartel se lo había encontrado mi pareja el jueves 11 de enero en una parada de autobús de Ciutadella en Menorca. Le hizo una foto con el móvil y me la envió. Con su permiso, la compartí en mi Instagram stories durante solo 24 horas. Ni siquiera hice un post al respecto puesto que no tenía ni idea de su procedencia. ¿Sería una campaña oficial? Desde luego, no se veían más carteles en ninguna otra parte.

Yo pensaba que la foto pasaría desapercibida. Lo único que esperaba era generar un pequeño debate sobre la culpabilización de la víctima en situaciones de violencia de género. Quería que mis contactos vieran lo que debía haber dicho el cartel original, tan dolorosamente machista y contrario a la igualdad. Responsabilizaba a la madre de la situación de sus hijos. Pero la corrección, por fin, ponía el foco sobre el verdadero responsable del sufrimiento de los niños en hogares cuya madre está siendo maltratada: el maltratador.

La foto tuvo un impacto enorme entre mis amigos. Empezaron a compartirla y su presencia en las redes ya era imparable, hasta que llegó a la tuitera @traslabarra, quien decidió simplemente compartirla desde Instagram en su perfil de Twitter y ahí es cuando se viralizó. Desde este momento, el debate social que despertó ha sido muy intenso. Los usuarios reaccionaron de forma masiva, desde usuarios anónimos hasta conocidas caras del cine o la vida pública, como Leticia Dolera, actriz y directora.

Comprobando las fuentes

Hubo muchos que reaccionaron indignados al asumir que el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad había lanzado esta campaña ahora, en 2018. ¿Cómo podían, en estos tiempos tan convulsos que corren, lanzar una campaña que culpabiliza a las mujeres?, se preguntaban los que se dejaron llevar por la rabia de un cartel tan injusto y simplemente compartieron la imagen. Pero, lo cierto, es que este cartel nació de una campaña llamada Ante el maltratador, tolerancia cero de hace diez años, en el año 2008, promovida por el que entonces se llamaba Ministerio de Igualdad que había creado José Luis Rodríguez Zapatero.

A raíz de todo el revuelo generado con la foto, quise averiguar entonces, quién era el responsable de que este cartel estuviera el 11 de enero allí colgado. Contacté con el Ministerio y me dijeron que no tenían constancia que se hubiera reactivado la campaña pero contactarían con la delegación de gobierno en Baleares para ver si sabían algo. Desde el Ayuntamiento de la localidad donde se encontraba, Ciutadella de Menorca, también dijeron que no tenían ningún vínculo con el cartel, al igual que la regidora de igualdad de esta población, Laura Anglada. Por tanto, ¿quién está detrás de la acertadísima, pero misteriosa, corrección?

Deduzco que el autor o la autora de este polémico cartel corregido es una persona anónima, y no como el HuffPost u otros medios afirman sobre la tuitera. Concluyo que fue una persona cualquiera que simplemente quiso protestar de esta manera, reimprimiendo en DinA3 el cartel que se puede encontrar por internet y que, probablemente, cuando se publicó tenía sentido incentivar a la mujer a denunciar pero hoy en día ese tipo de mensaje no es aceptable. Lo demuestra también la indignación que suscitó una campaña reciente, esta vez sí del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad y que se tuvo que retirar, en la que se vinculaba beber alcohol con las agresiones sexuales y se culpaba a la madre.

Un mensaje anacrónico

Hoy en día, una campaña contra la violencia machista que se dirija a las mujeres debería decirles algo como "'Mujer, asesórate, nadie merece sufrir violencia', debería desculpabilizar, no instar a denunciar porque sí, sino a buscar recursos para salir de esa situación", nos explica el psicólogo especializado en violencia de género, Rubén Sánchez, al que le parece muy acertada la corrección a boli del misterioso cartel de Ciutadella, aunque no sepamos su origen. Por otro lado, si la campaña se dirigiera a los hombres, habría que decirles que "se responsabilicen de su propia violencia, que no digan eso de 'es que me provoca, es que me puso los cuernos, es que estaba borracho'", dice el experto, o también hay que avisarles de que el maltrato es un delito gravísimo que tiene consecuencias y que "el machismo mata". Esta es una frase que Rubén Sánchez sugiere que se debería poner en las cajetillas de tabaco, en los campos de fútbol y en las pistas de Fórmula 1, para que no haya nadie que no se pueda dar por enterado.

Este es un clamor popular cada vez más fuerte, por eso ha tenido tanto éxito la corrección manual del cartel "Papá, hazlo por nosotros. No maltrates". Dentro del debate que ha suscitado en redes, por un lado están aquellos que veían una clarísima injusticia en ese mensaje que asumía que la madre maltratada con su pasividad, era la responsable de la triste situación de sus hijos.

Del otro bando, estaban aquellos que veían en la corrección una criminalización injustificada hacia el género masculino, o en definitiva creían que el cartel original ya era correcto.

Pero, más allá de estos enfrentamientos, con este cartel corregido hemos comprobado cómo, en diez años, la sociedad española en general ha evolucionado. Estamos visiblemente mucho más sensibilizados con respecto a la igualdad, el feminismo y la justicia. Ya no permitimos lo mismo que hace una década. Ahora tenemos una herramienta poderosísima en las manos, las redes sociales, con la que alzar la voz y rebelarnos contra lo que consideramos injusto. Sin embargo, también demuestra que debemos tener cuidado con su origen, que tenemos tendencia de abalanzarnos a opinar sin comprobar de dónde viene la información y de criticar a las instituciones sin contrastar que sean ellas las responsables. Todo esto a la espera de que llegue el día en que ya no tengan que hacer campañas de igualdad, porque significará que ya no habría violencia de género. Ojalá sea pronto. Urge. Nos matan.