Somos más que un cuerpo, esta marca de lencería escoge a las modelos sin verlas

El casting que realiza este sello de moda consiste en valorar las historias personales, no les interesa conocer el físico ni ningún aspecto estético

Entras en su web y lo ves: un rostro diferente tras otro se presentan en la pantalla, edades distintas, cortes de pelo diferentes, piercings o no, ojos de colores y formas diversas... Todos los rostros de las modelos que posan para The Underargumentparecen tener una personalidad muy presente y muy marcada. “Cada colección es un argumento contra la norma. Cada pieza de lencería lleva el nombre y la etiqueta de una cita empoderadora para recordarle al usuario que debe abrazar su individualidad”, así reza el apartado que aparece debajo de las imágenes de las modelos dentro de la web.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de the underargument (@theunderargument) el

¿Por qué parece aún tan necesario quitarle importancia a la imagen? La realidad es que todxs nosotrxs somos muchísimo más que un cuerpo. A The Underargument le interesa la diversidad: “creemos que tener éxito mostrando diferentes tipos de mujeres no es nada de lo que estar orgullosos, no es diferente o genial. Es simplemente lo que debería ser”. Para la marca es más importante que exista una historia auténtica y original que haga que la persona se empodere cuando la comparta y cuando lxs demás las lean.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de the underargument (@theunderargument) el

Este punto de vista de tratar la línea de la marca de forma tan diversa fue lo que les llevó a crear lo que ellxs llaman el anticasting. Cada persona comparte su historia y las colecciones se forman a partir de esas historias. Desde ahí nacen entonces las siguientes: contra el sexismo, contra el conformismo, contra los ajenos, contra los estereotipos… Además es posible leer cada una de las experiencias que han dado vida a las diferentes colecciones.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de the underargument (@theunderargument) el

Realmente si piensas en cualquier marca de moda lo primero que se te pasa por la cabeza es el aspecto, la forma, la estética. No fue así para la fundadora de la marca. Es más, si quieres también puedes presentarte al llamado anti casting sin que importe tu físico. Maïna Cissé, fundadora de la marca, creó el método de búsqueda para dar con estas historias. Ella fue pensando temas que podrían estar dentro de las colecciones de la marca: desde la represión o la búsqueda de la perfección hasta cómo son las relaciones amorosas en la actualidad. Cuando alguna persona se ve identificada en esa realidad comparte su historia. Sin la experiencia de la modelo, la colección no nacería.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de the underargument (@theunderargument) el

Desde luego esta forma de entender y presentar una marca de lencería es completamente atípica y busca romper con lo establecido, ya no se trata de cuerpos delgados, blancos con poses sensuales. Para Cissé, como explica para The Guardian, el objetivo es quitar la conversación de los cuerpos, dejar de puntuarlos, dejar de observarlos y enfocar la mirada en las historias, porque todo el mundo tiene alguna que contar y algo que lo diferencia del resto. La marca comenzó con muy pocas tallas, unas 10 y ahora ya supera las 40, porque cada cuerpo tiene unas medidas concretas. Y cada persona la suya.

CN