Cambiemos el nombre machista de Mercadona por el inclusivo de Mercatodes

Nos encanta su hummus, su zumo de naranja recién exprimido y, en verano, su helado de chocolate a 1,5€. Muchos no concebimos nuestras neveras y despensas sin determinados productos de Mercadona que es, con diferencia, la cadena de supermercados más grande de España. ¿Pero cuántos y cuántas se han parado a pensar en lo machista que es su nombre? En Código Nuevo nos parece incoherente teniendo cuenta que estamos en 2018, el año del #MeToo y de la lucha de las mujeres contra acoso sexual, la brecha salarial y las desigualdades sociales. Por eso con motivo del Día Internacional de la Mujer hemos lanzado una petición popular para cambiar el nombre machista de Mercadona por el inclusivo de Mercatodes, y de paso también les hemos modernizado un poco la identidad corporativa y la página web para que estén acordes con los valores actuales.

Firma la petición

Por si no lo sabías, el nombre Mercadona viene del catalán 'mercat de la dona', que en castellano significa 'mercado de la mujer'. Probablemente en 1977, cuando los padres del actual dueño, Joan Roig, montaron el primer supermercado, esto tenía sentido. Sin embargo, hoy en día perpetúa la idea anacrónica de que la compra corresponde a la mujer, siendo que el desigual reparto de las tareas del hogar y de cuidado de los niños es una de las razones principales de la desigualdad en el mercado laboral.

Como en Código Nuevo consideramos que una empresa tan importante tiene la responsabilidad de hacer que esta sociedad avance —y como nos daba pereza llamar al boicot y esas cosas tan poco constructivas— le hemos hecho el trabajo y le hemos dado un buen lavado de cara. En primer lugar le cambiamos el nombre por Mercatodes que, aunque suene raro, ni 'todas' ni 'todos' nos parecía suficientemente inclusivo así que elegimos 'todes' que además integra a las personas de género no binario —Ya que te pones a modernizarte, Mercadona, te adelantas un poquito y así te dura más años, ¿no?—.

Además del nombre, también hemos modernizado el claim de 'Supermercados de confianza' a 'Todes en confianza' y le hemos dado una vueltecita al logo.

Hemos cogido la cesta de la compra que tienen ahora y le hemos dado un toque más actual, que recuerde a la anterior pero que sea más icónica.

Con los productos de la cesta los hemos creado un elemento gráfico que estaría tanto en las fachadas de los supermercados como en las furgonetas de reparto. De paso, hemos cambiado las tradicionales —y extremadamente contaminantes— bolsas de plástico por otras reutilizables de tela.

Ya que nos hemos puesto con los cambios, no podíamos dejar a los pobres 79.000 trabajadores de Mercatodes con los viejos uniformes que tienen desde hace 15 años. Les hemos hecho unos nuevos, unisex, más modernos y en línea con la nueva imagen de marca que tiene.

Por último, vamos a sustituir esta maravilla de la programación web de los años 90 por algo más funcional para que no solo sea un supermercado inclusivo y feminista, sino que te permita hacer la compra dignamente desde el móvil. Al final lo que queremos es tener nuestro hummus en la nevera sin tener que elegir entre nuestros principios y nuestro estómago.

Ahora, ¿te imaginas cómo sonaría la clásica sintonía con el nuevo nombre? Mercatooodes, Mercatodes!