10 frases de Simone de Beauvoir para recordar a una de las madres del feminismo

Hace 110 años nació una de las madres del feminismo y la mujer que inspiró gran parte de las ideas que sigue defendiendo el movimiento feminista actualmente: Simone de Beauvoir. Filósofa existencialista, escritora y feminista francesa, autora de libros que, aunque haya pasado más de medio siglo desde su publicación, hoy siguen siendo obras clave para entender las desigualdades que las mujeres viven en la sociedad. Su ensayo más célebre, El segundo sexo, es uno de los pilares imprescindibles del feminismo de los años 60 y que perdura hasta la actualidad casi como una Bíblia.

Simone de Beauvoir y el filósofo y escritor Jean Paul Sartre, con quien mantuvo una relación –abierta emocional y sexualmente– desde sus 21 años.

Firme defensora del derecho al aborto y a la contracepción, de la posibilidad de una vida plena para la mujer al margen de la maternidad y de la teoría de género que defiende que la mujer (y el hombre) son producto de unos roles construidos socialmente, aceptada hoy casi por completo. Beauvoir fue una mujer que predicó y practicó su libertad individual también en el amor y el sexo. Un alma reivindicativa, incansable y a quien, sin duda, las mujeres le deberemos siempre muchísimo.

Estas son algunas de sus frases más célebres que vale la pena recordar por no haber perdido un milímetro de su validez un siglo después:


1. "No se nace mujer: se llega a serlo. Ningún destino biológico, psíquico, económico, define la imagen que reviste en el seno de la sociedad a la hembra humana".

2. "El feminismo es una forma de vivir individualmente y de luchar colectivamente".

3. "Nadie es más arrogante hacia las mujeres, más agresivo o desdeñoso, que el hombre que se preocupa por su virilidad".

4. "El opresor no sería tan fuerte si no tuviese cómplices entre los propios oprimidos".

5. "El día que una mujer pueda no amar con su debilidad sino con su fuerza, no escapar de sí misma sino encontrarse, no humillarse sino afirmarse, ese día el amor será para ella, como para el hombre, fuente de vida y no un peligro mortal”.

6. "La izquierda también está dominada por los hombres y éstos no tienen jamás ningún interés en pisotear sus privilegios. Los privilegiados siempre quieren mantener sus privilegios".

7. “Mediante el trabajo ha sido como la mujer ha podido franquear la distancia que la separa del hombre. El trabajo es lo único que puede garantizarle una libertad completa”.

8. “La humanidad es macho, y el hombre define a la mujer no en sí misma, sino con relación a él; no la considera como un ser autónomo".

9. “En sí, la homosexualidad está tan limitada como la heterosexualidad: lo ideal sería ser capaz de amar a una mujer o a un hombre, a cualquier ser humano, sin sentir miedo, inhibición u obligación”.

10. "Conocerse a sí mismo no es garantía de felicidad, pero está del lado de la felicidad y puede darnos el coraje para luchar por ella".