Los Yankiis, Los Canis Malotes De Japón

Nunca me había planteado que hubiera gente chunga en Japón. No es que me hubiera parado a pensarlo y hubiese llegado a la conclusión de que lo más probable es que no la hubiera, sino que en un país como Japón supongo que daba por hecho que no la habría (Por lo visto no me tomé Akira demasiado en serio cuando la vi).

Cuando no sabes nada de Japón solo piensas en gente que trabaja mucho y es muy educada, que son bastante frikis y que tienen una economía y una tecnología envidiables. Luego ya te enteras de que tienen unas tasas de suicidio bien jodidas y una actitud bastante perturbadora con respecto al sexo y las relaciones afectivas en general. Y si lees alguna cosa sobre la Yakuza ya asumes que es un país sembrado de hijos de puta y delincuentes como puede ser cualquiera, que los japoneses no son una excepción, pero aun así no se me había pasado por la cabeza que Japón tuviera su propia versión de los kinkis-canis patrios.

Se los conoce como yankiis y son el equiparable a lo que en EE.UU. se denomina “White trash”, al igual que ellos tienden a un patriotismo bastante mal entendido. La movida yankii como se entiende hoy se popularizó en los 80 y los 90 (aunque sus raíces están más bien en los 50) y básicamente consiste en ser de los malotes del insti. Los yankiis se oponen a las estrictas normas sociales japonesas y demuestran su rebeldía decolorándose el pelo en tono rubio pollo o naranjito, tuneando los uniformes de la escuela y buscando movida todo el rato. Su estética es un poco como de haberse vestido a oscuras.

Ellas se ponen en un día el maquillaje de una semana entera, ellos son aspirantes a James Dean en Rebelde sin causa que se quedan en Makinavaja. Beben y fuman de más, hablan demasiado alto, tienen poca educación y dan por saco al personal allá donde van. Los yankiis como los skinheads en Europa son y se sienten clase obrera y ensalzan sus raíces llevando ropa del estilo a la de los trabajadores de la contrucción japoneses, característicamente ancha, aunque su estética ha ido evolucionando mucho con el paso del tiempo y las modas.

Yankiis noventeros molando regular.

En general los yankiis abandonan los estudios antes de tiempo, las chicas suelen tener hijos bastante jóvenes y los chicos suelen acabar trabajando en la construcción. Hay que aclarar que el sistema educativo japonés no pone las cosas nada fáciles a los malos estudiantes. Se realizan pruebas de acceso a la secundaria bastante jodidas que llevan a la creación de buenos y malos institutos, dejando a muchos en una posición muy complicada para acceder a la universidad. Es por eso que, en muchos casos, los chavalillos y chavalillas yankiis acaban siendo adultos yankiis. Tanto es así que la historia de un ex-yankii que ingresó en una prestigiosa universidad ha sido trending topic en las redes sociales japonesas.

Existe además una percepción social de que muchos de ellos pretenden dar el paso de delincuente juvenil a integrante de la Yakuza, aunque no tengo ni idea de cuánto hay de cierto en eso. He de decir que todo me recuerda bastante a la típica gente brocas del instituto, los wannabes de gitanos clásicos de España que acaban en ninis y aspirantes a Gran Hermano. Estoy casi segura de que el combo chándal-birra-porros es el eje central de su existencia.

El casco es de pringadas y despeina.

Chico yankii estudiando como comerse ese pedazo de plato sin soltar el pitillo.

HanTesS D kRiTikarmEh InTentaHh suPerArmeHh

Estoy muy fascinada por la idea de que haya pseudocanis en Japón, pero a la par me invaden  muchísimas dudas:

¿Escupir al suelo les parecerá guay? ¿Y los oros?

¿Quién será el equivalente a Camarón?

¿Hay una versión de Mujeres y Hombres y Viceversa en japonés?

¿Tendrán ellos también nombres típicos como las chonis? De ser así, ¿cuáles son los equivalentes a Jenni y Vane en japonés? ¿Serán también allí cajeras del Dia nipón?

Y lo más importante, ¿deberíamos prestarles una temporada a Pedro García Aguado para que les haga de Hermano Mayor?