Una vuelta al mundo a través de los poetas queer que desafiaron la heteronormatividad

Nuestra sociedad es heteropatriarcal, y se refleja en las artes: aunque los grandes autores sean hombres heterosexuales, también hay voces queer que se resisten a pasar desapercibidas

Dante cantó con sus versos a Beatriz. Petrarca amó a Laura. Garcilaso de la Vega, Bécquer o Neruda también amaron a mujeres y transmitieron esta adoración a su voz poética. Es un buen resumen de la literatura amorosa, hombres amando a mujeres. Sin embargo, con la modernidad llegaron nuevas voces. Mujeres queriendo a hombres, hombres queriendo a hombres, mujeres queriendo a mujeres, incluso personas queriéndose a sí mismas por encima de todo. Y, aunque no sean los más extendidos, la calidad de sus versos los convierte en lectura obligatoria.

Sus palabras de amor, que desafían lo heteronormativo, siguen ahí, esperando ser leídas. Y son muy fáciles  de encontrar. Damos una vuelta por todos los continentes a través de algunos poetas que amaron a hombres y poetas que amaron a mujeres.

Lee Mokobe, Sudáfrica

Ha vivido discriminación por ser negro, pobre y transgénero. En el país del apartheid, no ha tenido las cosas fáciles y este veinteañero ha utilizado la poesía y el arte para explicar sus sentimientos y su dolor. "Es difícil tener una existencia como la mía y no sufrir la injusticia en cualquiera de sus formas. Escribir sobre ello me sirve para que esa injusticia sistémica y social no me derrote”.

A golpe de verso, quiere visibilizar su situación, demostrar que no es la única persona transgénero en África. Cree que si no se verbaliza lo no normativo, si no se le da forma, aunque sea a través del arte, no existe. "Hay gente que no era consciente de que hubiese personas transgénero en Sudáfrica, hasta que mi charla en TED no se difundió por internet. Eso ha ayudado a dar un sentido de comunidad que si no, no hubiese sido posible. [...] Por primera vez en años, me he dado cuenta de que debo trabajar para mejorar yo, con el objetivo de poder ayudar a otros en un futuro próximo", explica en una charla TED que traduce El País.

Estos son algunos versos del poema que puedes oír íntegramente en inglés en su charla, o leer traducido en la página de TED:

Le pedí a Jesús que me sane
y cuando no me respondió, el silencio se volvió mi amigo
con la esperanza de que mi pecado ardiera y aliviaría mi boca,
disolviéndose como el azúcar en la lengua,
pero la vergüenza se quedó como un regusto persistente.
Y en un intento por devolverme a la santidad,
mi madre me dijo que era un milagro que podía crecer y ser lo que quera.
Decidí... ser un chico.

Cristina Peri Rossi, Uruguay

Cristina Peri Rossi

Nació en Uruguay en 1941. Desde joven combinó su actividad literaria con un fuerte activismo político de izquierdas. Con el ascenso del totalitarismo en Uruguay, tuvo que exiliarse. Primero en España, luego a París, y finalmente se asentó en Barcelona, donde vive ahora a sus 76 años. Su literatura está compuesta por relatos, narrativa, poesía y ensayos. En ella, trata temas políticos, de denuncia social y de construcción de la propia identidad. Como explica Elena Castro en el libro Poesía lesbiana queer, su importancia es porque a través de la poesía "busca una voz y espacio propio, en una sociedad que la excluye".

Además, distorsiona la feminidad y la masculinidad normativas y hegemónicas, destruye lo que es hombre y lo que es mujer, mientras explora, a la vez, el encaje de la homosexualidad y la heterosexualidad en el marco del posgénero. Su obra poética se recopila en varias antologías y poemas sueltos, entre los que encontramos poemas como este, Distancia justa, incluido en el libro Otra vez eros:

En el amor, y en el boxeo
todo es cuestión de distancia
Si te acercas demasiado me excito
me asusto
me obnubilo           digo tonterías
me echo a temblar
pero si estás lejos
sufro entristezco
me desvelo
y escribo poemas.

June Jordan, Estados Unidos

June Jordan

Hija de padres jamaicanos, Jordan dedicó su vida literaria a defender sus derechos y denunciar las injusticias y violencias que recibía como mujer, negra, hija de padres inmigrantes y bisexual. Uno de sus poemas más duros y llenos de ira es Poema por mis derechos, en el que grita de desesperación frente a una violación, tras la cual se da cuenta que la violación no se limita a su cuerpo, también se reproduce de forma sistemática en la sociedad, en los estados, en las fronteras, en todas partes. Estos son algunos versos del poema, uno de los que componen su imperdible carrera literaria:

Incluso esta noche necesito dar un paseo y aclarar
mi cabeza sobre este poema acerca de por qué no puedo
salir sin cambiar mi ropa mis zapatos
mi postura corporal mi identidad de género mi edad
mi estatus como mujer sola en la noche/
sola en las calles/ estar sola no es la cuestión/
la cuestión es que no puedo hacer lo que quiero
hacer con mi propio cuerpo porque soy del sexo
equivocado de la edad equivocada de la piel equivocada

Wu Tsao, China

Wu Tsao

Es una poeta histórica de China. Nació en el siglo XIX y desarrolló una literatura explícitamente lésbica. En la China contemporánea la homosexualidad está estigmatizada y se vive de forma privada a pesar de que a principios del XIX empezaron los movimientos de emancipación lésbica. De hecho, en la China de la preglobalización había una cierta tolerancia al lesbianismo. Había organizaciones de mujeres que vivían entre ellas como si estuvieran casadas, y en la cultura popular se reconocía su existencia. En este clima de tolerancia, Wu Tsao escribió poemas muy íntimos y eróticos dedicados a mujeres.

Su poesía, muy íntima, también está muy cuidada a nivel técnico, y por eso es recordada como una de las tres mejores poetas de la literatura china. Un ejemplo es su poema A la cortesana Ch'ing, una declaración lésbica muy explícita.

Quiero poseerte completamente–
tu cuerpo de jade
y tu corazón prometido.
Es primavera
Una abundante niebla cubre los Cinco Lagos.
Querida mía, permíteme comprarte una barca roja,
y llevarte lejos.

Federico García Lorca, España

Federico García Lorca

Fue uno de los mayores referentes de la Generación del 27 de la literatura española. Su obra literaria sigue encandilando 80 años después de su asesinato, que se efectuó en plena Guerra Civil, por ser "rojo" y homosexual. Sus literatura es eminentemente trágica, tanto su dramaturgia como poesía, en los versos de la cual encontramos historias de amor y de desamor y reflexiones sobre la vida y su futilidad. Muchísimas veces, pudiéndose leer entre líneas la influencia de la homosexualidad en su identidad amorosa, política y personal. Algunos de sus libros más famosos son Poeta en Nueva York, Romancero gitano o Sonetos del amor oscuro, del cual sale este fragmento.

Quiero llorar mi pena y te lo digo
para que tú me quieras y me llores
en un anochecer de ruiseñores
con un puñal, con besos y contigo.

Lorca, Wu Tsao, Jordan, Peri Rossi o Mokobe son solo cinco de los centenares que se podrían rescatar del arte queer en verso. Por ejemplo, Adrienne RichAlice Walker, la catalana Maria Mercè Marçal o el sevillano Vicente Aleixandre, que ganó un Nobel de Literatura en 1977. La poesía es uno de los géneros literarios más íntimos, y por eso ha sido tan útil para explorar el amor y la homosexualidad. A través de sus obras podemos entender cómo es amar en una sociedad que no te querrá si lo haces y que, aun así, ni puedes ni quieres dejar de hacerlo.