Las víctimas de Michael Jackson relatan cómo abusaba sexualmente de ellos en un impactante documental

Leaving Neverland es el documental que habla de los abusos que supuestamente cometió Jackson y cómo la mansión se convirtió en su epicentro de violaciones y pedofilia

“Abusó de mí durante seis años” o “me hizo sexo oral mientras dormía” son algunas de frases con las que James Safechuck y Wade Robson, un estadounidense de 40 años y un australiano de 36 respectivamente, denuncian los abusos sexuales que sufrieron a manos de Michael Jackson durante su infancia. Sus testimonios están incluidos en el documental Leaving Neverland, estrenado en 2019, año en que se cumple el décimo aniversario de su muerte, y que explora el pasado oscuro del cantante y las supuestas denuncias de pederastia.

Los abusos ocurrieron “cientos y cientos de veces”, explican ambos testimonios. En el caso de Robson, le conoció con cinco años cuando Jackson hacía un tour por Australia. Robson, una prometedora estrella del baile, idolatraba a Jackson, famoso por sus coreografías. El cantante le invitó a Neverland, su excéntrica mansión-parque de atracciones en California. Dos años más tarde fue a visitarlo con su familia, pero sus padres se fueron a hacer turismo y le dejaron a solas una semana con él.

Leaving Neverland

Según el testimonio de Robson, Jackson le propuso de dormir con él, a lo cual accedió porque le admiraba. Durante la noche, el cantante le tocó las piernas y los genitales por encima de la ropa. “Fue escalando hasta que me hizo sexo oral y luego me mostró cómo hacérselo a él”, afirma Robson en el documental. En esos entonces tenía siete años, y los abusos siguieron hasta los 14 años, según denuncia Robson.

El documental asegura que Robson estuvo a su lado tantos años porque le convenció de que estaban enamorados. “Dios nos unió. Nos amamos... y así es como nos mostramos nuestro amor. Si alguien descubre alguna vez lo que estamos haciendo, tú y yo podríamos ir a la cárcel”, le dijo el cantante. Para Robson, esto no era una posibilidad: “Todo esto era aterrador para mí. La idea de alejarme de Michael, este hombre, esta figura de otro mundo, este dios para mí que ahora se había convertido en mi mejor amigo, de ninguna manera haría yo algo que me apartase de él”, explicó en unas declaraciones que recoge El Mundo.

Safechuck tenía nueve años cuando conoció a Michael Jackson por un anuncio de Pepsi. Le acompañó en sus tours por todo Estados Unidos, siempre también junto a su madre, una acérrima fan que no se dio cuenta de qué estaba sucediendo entre bastidores. Por las noches llegaron a compartir habitación y Jackson le introdujo en la masturbación. “Teníamos una relación de pareja sexual”, declara.

Su historia se vuelve más turbia a medida que fue avanzando el tour. En el documental, Safechuck asegura que el cantante “reservaba la habitación de mi madre en diferentes pisos para evitar que le pillasen. Una vez me desperté y Jackson me dijo que me había realizado sexo oral mientras dormía”.

Neverland, el escondite sexual ideal

Cuando construyó Neverland, se convirtió en un lugar ideal para abusar de él. Tenía la privacidad asegurada. Allí, Jackson podía hacer lo que quisiera. Ambos coinciden en que desde bien pequeños empezaron a hacer “cosas de adultos” instigados por él. A Robson le puso “porno hardcore de hombres” y a Safechuck le introdujo en la bebida.

Con los años aparecieron nuevos niños, más jóvenes y sentía envidia. Ya no éramos especiales”, señalan las víctimas de los supuestos abusos. Así, dejó de invitarlos a Neverland y salieron de su vida. A medida que se dieron cuenta de los abusos sexuales, empezaron a caer en depresión y ansiedad.

Wade Robson

El documental, además de sus testimonios, se adentra en cómo los padres y madres no se dieron cuenta de los abusos. Sus hijos les acusan de haber estado cegados por la fama y de que es difícil perdonarles por haber permitido que fueran abusados durante tantos años. Aunque ellos se muestran firmes en sus testimonios, la familia de Jackson asegura que son falsos y que solamente buscan dinero, una tesis que comparten muchísimos de sus fans, porque el documental, producido por HBO, está recibiendo muchísimas críticas y una pésima recepción del público. Simplemente hace falta ver la enorme cantidad de dislikes que hay en sus trailers, colgados en YouTube. En cualquier caso, sus testimonios siguen ahí, en el documental, que abrirá muchas heridas que estaban cerradas superficialmente.