Sobrio y castizo, la nueva canción de C. Tangana es un himno al desamor

Bachata, rumba, la voz de El Niño de Elche, la voz de La Húngara y un canto, un himno, una melodía que hablan de desamor

“Yo me creía que era el más cabrón pero me estoy notando el corazón, estás apretando mucho mami, déjalo, si quieres te doy la razón”. Así comienza la voz de C. Tangana en su nueva canción, después de un estribillo que él mismo explica que es “uno de los mejores” que ha hecho en toda su carrera. Hace menos de 24 horas que el videoclip de Tú me dejaste de querer ha sido publicado en YouTube y ya acumula más de medio millón de visualizaciones y ocupa el número uno dentro de las tendencias de esta plataforma. Quienes acompañan al artista son El Niño de Elche y La Húngara que, por cierto, ya trabajaron con él en la canción Un veneno, publicada en el año 2018. El tema une la voz de estos tres artistas en una base de que fusiona rumba, bachata y palmadas. 

Parece que, con la presentación de este nuevo tema, llega la transición que lleva semanas haciéndose eco: el paso del conocido C. Tangana hacia El Madrileño. Desde luego el artista ha comenzado a construir esta transformación con sus propias manos, la cual ya tomaba forma con su anterior tema Demasiadas mujeres, donde incluso suena Joselito de fondo. La transición está más que clara: su nuevo lanzamiento se llamará El Madrileño. Estamos ante una revisión musical —y quizás personal— de la figura que siempre ha sido el chico malo, el tipo duro, el trapero, el fiestero, el mujeriego que en otras letras lanzaba mensajes de ego puro y muy poca vulnerabilidad. En Tú me dejaste de querer hay debilidad, hay fracaso emocional, hay desamor, hay reclamo pero también hay cambio, hay una sensación de renacer. Y ese resurgir atrapa.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Acordase a las 00:00h en el banquito

Una publicación compartida de El Madrileño (@c.tangana) el

Lo que ya sospechábamos desde que se publicó su canción Un veneno, empieza ahora a erigirse como eje central de lo nuevo de C. Tangana: revisión a las raíces, melodías no tan latinas, poco rap y poco trap. El artista parece estar dirigiéndose hacia un camino más maduro musicalmente que también va de la mano con su imagen personal. Veíamos en la canción Nunca Estoy, un homenaje a músicos españoles. Es más, en una playlist a la que el se refiere con música “de banquito” que compartió hace unos días, se asoman otros nombres: Niña Pastori, Fondo Flamenco, Andy y Lucas, Aventura y Don Omar, entre muchos otros. Observamos que las figuras en las que se está inspirando van por el camino que marca Tú me dejaste de querer, a lo él mismo se refiere como “rumbachata”. Es más, se corea la famosa Son ilusiones de Los Chichos en esta nueva canción.

En el mismo videoclip de este nuevo tema aparece la figura del banquito, ese espacio tan de barrio donde nos sentábamos a comer pipas y, aunque en aquel entonces quizás no había móviles donde ponernos los temas, ahora sí que están presentes y es ahí donde quiere aparecer el artista. Durante los últimos días El Madrileño no ha dejado de lanzar mensajes a través de sus redes sociales de lo que este tema significa para él. Toda esta nueva construcción está respaldada por la productora Little Spain (afincada en Los Ángeles) con Santos Bacana a la cabeza, ya que han escrito, producido y dirigido Tú me dejaste de querer.

Qué decir de lo visual. Hay una línea muy clara de esta productora: su firma es sobria, elegante a la vez que hortera y castiza, esa fusión la vimos ya en Un Veneno, de la que Little Spain también es responsable. Estos referentes visuales que unen estilos que no parecen pegar son la línea en la que trabaja la productora. El mismo Santos Bacana lo decía en una entrevista para Traveler: “cuando pienso en España no pienso en un país tanto como en la carretera que va a mi pueblo, los cassettes de mi abuelo o los niños en la playa del Puerto…”. 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Demasiados quereres

Una publicación compartida de El Madrileño (@c.tangana) el

El ejercicio visual y estético realizado en Tú me dejaste de querer es maravilloso, no solo se une lo elegante con lo castizo, hay colores y planos que recuerdan a Wes Anderson e incluso algunos que nos llevan al universo de Almodóvar. Así es lo nuevo y este parece ser el camino elegido por El Madrileño, ¿estaremos ante el lanzamiento de una nueva era dentro de la música española?