En el Reino Unido ya se ha celebrado un concierto masivo y sin mascarillas

Por fin los experimentos van dando resultados y parece que, con medidas y control, recuperar la vida nocturna será cosa de poco tiempo

Hace unas semanas os contábamos que Reino Unido buscaba voluntarios para ir de fiesta y ahora ya se están viendo los resultados de los primeros conciertos experimentales para salir de la pandemia. En Barcelona, los festivales Cruïlla y Vida, menos masivos que el Sónar o el Primavera Sound, ya están viendo con buenos ojos la noticia de que hubo solo infectados por coronavirus en el concierto de 5.000 personas (con mascarilla y test de antígenos) del pasado 27 de marzo. La noticia ya hace pensar que los conciertos, si se controlan, no son un espacio de contagios masivos y la industria musical, está pensando ya en el siguiente paso.

Mientras tanto, en Liverpool, la semana pasada se celebró el primer concierto experimental sin mascarillas. El 30 de abril, 3.000 personas se juntaron en una discoteca en la primera noche pospandemia con sensación de prepandemia, cuenta Dazed. Al día siguiente, el evento llegaba a los 5.000 asistentes. El único requisito para entrar era haber dado negativo en un test realizado el día antes. Las imágenes que se han compartido son de lo más esperanzadoras: gente viviendo momentazos, abrazándose, bailando, DJs pinchando... eran animalitos de laboratorio, de nuevo, monitoreados por un equipo de científicos que quiere sacar conclusiones sobre si las discotecas pueden volver a abrir sin tener efectos en la curva de contagios.

Más de 35 millones de los 66 millones de habitantes de Reino Unido han recibido ya al menos la primera dosis de la vacuna contra el covid-19, lo que les permite empezar a pensar en lo que vendrá después. En España son 11 millones de vacunados con al menos una dosis (de los 48 millones de habitantes en total). Esto significa que las personas más mayores (y por lo tanto más vulnerables) van en camino de estar protegidas y que, con el final del estado de alarma en pocos días, las medidas deberían poder empezar a ser más laxas. Aunque tampoco nos flipemos, pero poco a poco podemos hacernos ilusiones.

Una de las cosas más interesantes de la pandemia es ver cómo recuperamos nuestra vida anterior, con prudencia y respeto por un virus muy chungo que ha marcado el 2020 como uno de los peores años de nuestras vidas. Pero entre la ciencia, el sentido común y la buena voluntad, seguro que poco a poco volveremos a ser quienes siempre hemos sido.