5 películas que te harán sentirte drogado sin estarlo

Si quieres colocarte visualmente, prueba con una de estas idas de olla cinematográficas

Nos guste o no, muchos genios y artistas se han valido a lo largo de la historia de sustancias psicotrópicas para crear e inventar (y por vicio, obvio). Incluso para quien solo observa sus efectos, las drogas han dado contenido para rato en literatura, música, pintura y, como no, cine. Te dejamos algunas películas que, de una forma u otra, te acercan a la sensación de estar colocad@ hasta las cejas, con sus subidones y sus bajos fondos. La plataforma cinematográfica Filmin las incluye en su colección “Alucina vecina" y te sugiere que no las veas sobrio, pero eso ya depende de ti.

A field in England (2013)

Desesperados y hambrientos, un grupo de desertores de la Guerra Civil inglesa vagan por el campo en busca de una supuesta cervecería “más allá de la siguiente colina”, cuando se encuentran con el sádico chamán O’Neil (Michael Smiley). Con sus artes oscuras y sus retorcidos deseos, los someterá y les obligará a buscar un tesoro escondido en el campo. Al encontrarse y comerse unas setas de formas variadas, el cóctel de dolor, miedo y desolación se convertirá en un viaje alucinógeno en blanco y negro en pleno s.XVII. Esta obra dirigida por Ben Wheatley es de todo menos la típica película 'feel-good' del domingo por la tarde. ¿Te atreves?

¿Qué he hecho yo para merecer esto? (1984)

Con un marido machista, dos hijos macarras y un lagarto comparte piso Gloria (Carmen Maura), una ama de casa con pocos recursos a quien le gustaría integrarse en la sociedad de consumo, pero sólo consigue consumirse a sí misma día tras día. No lo decimos nosotros; fue el mismo Almodóvar quien describió así a su protagonista, a quien las anfetaminas son lo único que le dan energía para trabajar como sirvienta en varias casas. La cosa se complica cuando una "amiguita" alemana de su marido le sugiere falsificar las Memorias de Hitler y le dice que va para Madrid a hablar del tema. Lees bien.

Miedo y asco en Las Vegas (1998)

Si quieres descubrir de dónde sale lo de periodismo ‘gonzo’, esta adaptación de la novela contracultural de Hunter S. Thompson te dará algunas ideas… que es mejor no tomarte al pie de la letra. El periodista Raoul Duke y su abogado Dr Gonzo se pegan un viaje literal y figurado de Los Ángeles a Las Vegas conduciendo y metiéndose de todo, en una historia que durante mucho tiempo se consideró “infilmable”. Se supone que van a cubrir un campeonato de motocross en el desierto, pero escribir, no acaban escribiendo mucho. Eso sí, se transportarán a otras dimensiones setenteras entre casinos, reptiles y alusiones al sueño americano. Disfruta con unos Johnny Depp y Benicio del Toro jovencísimos y desatados, dirigidos por el ex-Monty Python Terry Gilliam.

24 Hour party people (2002)

Manchester, 1976. Al empresario Tony Wilson le cambia la vida cuando ve en directo a un grupillo emergente, unos tal Sex Pistols. Al día siguiente está montando la discográfica Factory Records, de donde nacerían grupos emblemáticos como Joy Division, New Order o Happy Mondays. Esta peli hace un recorrido bañado en ácido por la escena musical de Manchester desde finales de los 70 hasta principios de los 90, del New Wave a las raves. Es la emocionante (y descojonante) historia del espectacular ascenso y caída de la discográfica y de la conocida discoteca Hacienda, que convirtieron la ciudad en un epicentro musical para muchos. Risas nostálgicas garantizadas.

El abrazo de la serpiente (2015)

Nominada al Oscar a la mejor película de habla no inglesa, esta peli es una exploración del hombre, la naturaleza y los poderes destructivos del colonialismo. El director Ciro Guerra recrea los viajes de dos exploradores en la Amazonia obsesionados con la planta curativa Yakruna. En el primer viaje, en 1909, conocemos a Karamakate, un chamán poderoso que, no sin reticencia, guía al etnólogo Theodor Koch-Grünberg hacia el árbol de Yakruna para curarlo de su enfermedad. Veinte años más tarde, Evan, un etnobotánico, vuelve a pedirle al chamán que se adentre en el río con él. Pero sus intenciones no están tan claras. El propósito consciente de invertir los invertir los estereotipos de “hombre blanco salvador” e “indígena incivilizado” se hace con una frescura hipnótica y absorbente. Y sí, también hay plantas alucinógenas.