Netflix estrena la película de Black Mirror y viene con sorpresa

Black Mirror: Bandersnatch será la primera incursión del gigante del streaming en el contenido audiovisual interactivo donde los espectadores van elegiendo la trama

¿Recordáis que hace unos meses os contamos que Netflix estaba planteándose producir episodios interactivos donde cada espectador pudiese decidir qué ocurre seleccionando entre varias opciones de guión? ¿Recordáis también que os dijimos que Black Mirror tenía todas las papeletas para convertirse en el universo con el que experimentar ese revolucionario formato? Pues las profecías están a punto de cumplirse. Aunque no será ningún episodio de la esperadísima quinta temporada de la serie de Charlie Broker, que llegará presumiblemente en 2019: será una película y estará disponible mañana mismo en Netflix.

Y no, no es ninguna broma. Al menos no nuestra. Este preciado regalo navideño de Netflix que irrumpe de manera súbita en nuestras vacaciones, y que tiene por nombre Black Mirror: Bandersnatch, ya cuenta con su propia landing page en la plataforma. Ahí, con un misterioso vuelvo enseguida y ningún otro detalle, la promesa de Bandersnatch nos espera. Una palabra, la que titula la película, que ya apareció en el segundo episodio de la tercera temporada, Playtest, dando nombre al macabro videojuego que lo protagoniza, además de ser un videojuego real desarrollado por Imagine Software en 1984 pero que jamás fue comercializado.

La landing page de Black Mirror: Bandersnatch no ofrece más información, pero una investigación del Korean Media Rating Board, de la que se hace eco The Independent, parece haber obtenido más información. En concreto, la sinopsis oficial de la película: “Un joven programador convierte una novela de fantasía en un juego. Pronto, la realidad y el mundo virtual se mezclan y comienzan a crear confusión”. Eso, una imagen promocional donde aparecen los actores Fionn Whitehead, Will Poulter y Asim Chauldhry (la que acompaña esta noticia) y que, según Indiewire, ha sido dirigida por David Slade, es todo cuanto sabemos.

Bueno, no todo. Como os decíamos anteriormente, este nuevo producto del universo Black Mirror parece ser el punto de partida del contenido audiovisual interactivo de Netflix. Aunque la plataforma no ha confirmado nada todavía, Black Mirror: Bandersnatch contará con 312 minutos de metraje. Es decir, en torno a cinco horas. Una cifra demasiado escandalosa para tratarse de una película corriente. Como ya os explicamos, este formato requiere grabar mucho material alternativo para tener muchas opciones de guión. Sería demasiado cruel que algo tan bonito terminara siendo una inocentada. Netflix, con Black Mirror no se juega.