'Motomami' ya es tendencia en la pasarela

Las motos, el cuero y el mundo kawaii son la santa trinidad del estilo Motomami 

Una Motomami guarda el móvil en su bota si le hace falta, además que el mejor bolso de una Motomami es su casco. Palabra de Rosalía. Con su nuevo disco, la cantante no solo ha conseguido dejarnos a todxs con la boca abierta, sino que se ha convertido en un referente de las pasarelas que ahora se inspiran en la estética que desprende su nuevo álbum. Los cascos de moto con orejas de gatete, el cuero o las coletas largas a lo Salior Moon... Todo un imaginario que supone una mezcla entre estilo urbano y el mundo otaku (todo lo relacionado con el manga y el anime). Y es que una Motomami también marca tendencia.

Tanto la portada del disco como el videoclip de 'Saoko' son toda una declaración de intenciones sobre lo que es el estilo 'Motomami' y que ya se ha empezado a ver en las pasarelas las últimas semanas. La chaqueta de moto típica y tan característica de la estética Motomami, se puede encontrar en todas partes, ya sea en versiones acolchadas de Vaquera, en Diesel o en Junya Watanabe.

París: cuna del estilo 'Motomami'

Donde más se nota esto es en París, con la firma Balmani, que parece haber hecho toda una línea de ropa basada en las carreras de moto, desde chaquetas a vestidos que imitan los uniformes de motocross. El estilo Motomami también llega a la moda masculina, donde Rhude apuesta por chaquetas y cascos de moto de cara a este otoño, mientras que Celine ya está sacando cascos con su nombre estampado. 

Rosalía ha sabido darle un sentido absoluto a la imagen motera, en la que sabe fusionar perfectamente lo sexy y agresivo con lo cuqui. Buen ejemplo de ello es el videoclip 'Hentai', una letra sexual y explicita con una música dulce. En 'Saoko' veíamos shorts bien rasos y cuero por todos lados, pero con un punto cute con esos cascos de gatito de la firma rusa Nitrinos.

Un estilo fuerte, pero cuqui

Rosalía mezcla dos imaginarios para crear la Motomami. El yin de la Motomami es el de la mujer encuerada y en moto. Esta imagen se remonta a los años 60 con 'La chica de la motocicleta', que fue una de las primeras películas en ser clasificadas como “X” en Estados Unidos. Allí ese estilo recibió el nombre de naked under leather (desnuda bajo el cuero), que ayudó a alimentar el mito erótico. 

En cambio, el yang de lo que es una Motomami pertenece al mundo kawaii. Se trata de una estética cuqui dentro del universo otaku, un lugar poblado de gatetes y chicas que se sonrojan. Como no, para ser una kawaii girl no pueden faltar las orejitas de gato o alguna falda al estilo colegiala. Cuando algo es muy achuchable se dice que es kawaii. Con estos dos elementos tan dispares, Rosalía ha conseguido crear el equilibrio perfecto, marcando agenda en las pasarelas sin tan solo proponérselo.