Llega a España la tarifa plana para ir al cine MoviePass

En los Estados Unidos el servicio cuesta 9,95 euros y permite ver tres películas mensuales seleccionadas por la propia compañía en base a los hábitos cinematográficos de la gente

MoviePass pretende revolucionar la manera en la que consumimos cine. O al menos lo está intentando. La compañía estadounidense, fundada por el emprendedor Mitch Lowe, lanzó en agosto de 2017 una tarifa plana de 9,95 dólares que permitía a los estadounidenses ver una película diaria en una sala de cine. La oferta era tan suculenta que sus 20.000 suscriptores mutaron en 3 millones en abril de 2018, haciendo insostenible el sistema y llevando la empresa al borde del colapso económico. MoviePass, no obstante, consiguió recuperarse y ahora, según ha explicado su fundador en Cinco Días, planea conquistar España.

“Es cierto que tuvimos graves problemas financieros, pero también tuvieron problemas financieros Netflix y RedBox. En Netflix hubo un momento en que cada 90 días parecía que se iba a tener que cerrar el negocio porque no conseguían dinero, y ahora mira, es un éxito increíble”, confiesa Lowe, que ha logrado que MoviePass remonte el vuelo rebajando las prestaciones de su tarifa plana: ahora da derecho a ver tres películas mensuales, además de ofrecer descuentos de entre dos y cinco dólares para entradas adicionales. No es el milagro imposible de sus inicios, pero continúa siendo una oferta muy pero que muy atractiva.

Por suerte para nosotros, los directivos de MoviePass han decidido expandirse internacionalmente fuera de los Estados Unidos, y nuestro país está marcado con luces verdes en su agenda, donde desembarcarán en algún punto de 2019: “Estamos hablando con empresas en España, Brasil y Colombia, los tres mercados donde primero nos gustaría entrar. Este es un negocio que funciona muy bien en países donde la industria del cine está fragmentada, y creo que en España irá bien”, explica Lowe en la entrevista con Cinco Días, donde añade también que trabajarán con socios locales que conozcan el mercado.

Además de sus precios, que permiten ver películas por poco más de tres euros, la otra gran cualidad de MoviePass son las selecciones de películas que realizan. Al igual que Netflix —no es casualidad que Lowe defina su empresa como el Netflix de las salas de cine—, el servicio de venta de entradas basa su estrategia en la recopilación de datos para descubrir los hábitos cinematográficos de la gente con el objetivo de ofrecer promociones ajustadas a los deseos mayoritarios. Con estos atributos, dice Lowe, “hemos creado un servicio atractivo para los millennial, la gente que había dejado de ir al cine”. Solo nos queda babear y esperar.