Juegos para hacer en grupo y mantener la cara despegada del móvil toda la Navidad

En épocas navideñas, donde se reúnen varias personas para la celebración, un buen entretenimiento es indispensable

Puede que no lo recuerdes pero hubo un momento en tu vida, cuando no existían los smartphones y las redes sociales, en el que las personas acostumbraba a compartir más momentos con la familia y los amigos. Especialmente en Navidad, cuando en esas reuniones sociales se compartían, además de charlas, historias y risas, los juegos en grupo de toda la vida. Momentos sin las notificaciones de los móviles ni el brillo de las pantallas con los que distraerse. Momentos en los que centrar tu mente en un mismo juego durante horas. Para que estas Navidades dejes de estar obnubilado y retomes los vínculos con tus seres queridos —u odiados—, te proponemos algunos juegos grupales que te harán despegarte del móvil y compartir unas risas con los tuyos.

Dobble

Dobble

Para todas las edades y una cantidad pequeña o grande de jugadores, no hay límite. Se trata de un juego muy ameno, práctico y rápido. Tiene varios modos de juego y algunos lo califican como casi adictivo sobre todo porque pillarle el truco es muy sencillo. Ayuda a generar rapidez mental y a trabajar la memoria fotográfica. Tiene más de 50 símbolos distribuidos en 55 cartas y un solo símbolo idéntico entre cada carta. Adivinar cuál es lo antes posible será el objetivo: velocidad, observación y reflejos deben estar de tu parte para proclamarte ganador.

Pictionary

Pictionary

El célebre y clásico juego de dibujar que a muchos les sonará. Para aquellos que no lo conozcan será muy atrayente sobre todo porque la única comunicación permitida entre equipos —para este juego son necesarios equipos— es el dibujo. Consiste en adivinar una palabra viendo las siluetas o figuras que haga nuestro compañero en una carrera contrarreloj. Gana el equipo que adivine más palabras. Para saber qué se debe dibujar se escoge una carta del montón y una categoría: lo más complicado es cuando tocan verbos, sustantivos abstractos o palabras muy rebuscadas de las cuales se desconoce el significado. Para los que no se les da muy bien dibujar las risas están aseguradas porque se pueden ver obras de arte del todo extrañas.

Adivina la película

Este juego sí que es divertidísimo y también muy famoso porque solo hacen falta personas y mucha imaginación. Jugar es muy sencillo: se arman dos grupos de mínimo dos personas cada uno. A partir de ahí el equipo contrario escogerá a uno del otro equipo, le dirá el nombre de una película al oído para que la represente frente a su equipo. No está permitido hablar, solo se puede representar utilizando la mímica, es decir, gestos y movimientos. El equipo tiene que adivinar qué película está representando antes de que el tiempo se acabe. Gana el equipo que más películas adivine antes de que se agote el contador. Ver a tu familia o a tus amigos haciendo ‘teatro gestual’ promete largas tardes de risas.

Taboo

Taboo

Además de entretener, es un juego que sirve para ampliar el vocabulario de los participantes. Cada vez que juegas te llevas alguna nueva palabra aprendida, ¿y por qué? Pues porque el Tabú consiste en que un miembro de un equipo (deben ser de dos o más personas) debe conseguir que su compañero acierte una palabra antes de que se agote el tiempo. Para que esto suceda el miembro del equipo irá dando pistas pero están prohibidas aquellas que están marcadas como tabú. Dichas palabras son las que están relacionadas con la que el compañero debe adivinar. Para entenderlo mejor: si la palabra a acertar es navidad, las palabras prohibidas como pistas serán: diciembre, papa Noel, villancicos, arbolito y nacimiento. Se trata de tener bastante creatividad y alta capacidad de encontrar nuevas palabras.

Los hombres lobo de Castronegro

Los hombres lobo de Castronegro

Este juego de cartas es habitual en acampadas, cenas o fiestas donde un gran número de personas se encuentran. Se necesitan de 8 a 18 jugadores para que el transcurso sea realmente entretenido e interesante. En general, existen dos bandos en la partida: los ‘aldeanos’ y los ‘hombres lobo’. El objetivo en sí de cada uno de los bandos es eliminar a todos los miembros del otro, con la brutal particularidad de que los aldeanos (la gran mayoría) ignoran quiénes son los hombres lobo, mientras éstos sí saben quiénes son tanto el resto de hombres lobo como los aldeanos. Todos los participantes deben intentar que no les eliminen con diferentes argumentos. Para entenderlo mejor explicaremos la articulación del juego.

Hay un narrador que va guiando toda la partida, para ello y existen dos fases claras: fase de día (todos los jugadores tienen los ojos abiertos y van hablando tratando de averiguar a través de preguntas y argumentos quiénes son los hombres lobo, mientras que éstos se hacen pasar por aldeanos) y la fase de noche (todos los jugadores cierran los ojos, salvo aquellos que son llamados por el narrador y actúan en silencio). Durante esta última fase los hombres lobo abrirán los ojos y sin hablar, decidirán a quién matar, es decir, el participante que morirá al día siguiente. La partida termina cuando solo queden hombres lobo o aldeanos vivos.

Black Stories

Black Stories

Se trata de un juego de más de 50 cartas con un cómodo formato y con muchas posibilidades de adaptarse a diferentes tipos de contexto y situaciones. Es un juego de enigmas, asesinatos, accidentes, suicidios y personajes siniestros. Todo tiene un aire terrorífico que parece asustar pero en realidad, es muy divertido porque sus historias son algo liosas y con explicaciones absurdas. Lo que realmente está en juego con Black Stories es nuestro intelecto y la capacidad de tener un pensamiento paralelo. En la parte delantera de la carta hay un título, un dibujo y una frase misteriosa que un jugador debe leer al resto de participantes. En la parte trasera de la misma carta está la solución al enigma planteado. Para que los participantes se acerquen a desvelar el misterio deben ir realizando preguntas que solo puedan ser contestadas por ‘sí’ o ‘no’. A ser posible preguntas originales y que den buena cantidad de pistas.

Estos solo son algunos ejemplos de todo lo que podríamos realizar en grupo junto a la familia o a los amigos. Y si no eres de los que les gusta compartir estas opciones de entretenimiento, podéis sentaros a hablar, contar experiencias, anécdotas o deseos y no tener la pantalla pegada a la cara. Hay que aprovechar el tiempo junto a las personas que nos importan.