Joaquin Phoenix está haciendo una película sobre los sentimientos de los cerdos

Gunda te da desde una perspectiva realista una visión muy sensible sobre cómo viven los animales en las granjas de toda Europa. 

Lo que nos gusta de la locura es que sirve para decir las verdades sin que nadie se ofenda. Bajo la estela de su personaje en Joker, que arrasó y conmovió a partes iguales, el actor Joaquin Phoenix ha decidido seguir poniendo el dedo en la llaga y está produciendo una película animalista sobre lo que sienten los cerdos que promete también ser una sensación. Gunda, así se titula el largo, te da desde una perspectiva realista una visión muy sensible sobre cómo viven los animales en las granjas de toda Europa. 

Dirigido por Victor Kossakovsky, el documental en blanco y negro cuenta la historia de una cerda y de otros animales y Phoenix sabe que llegaría a muy poca gente si él mismo no se hubiera posicionado como productor ejecutivo. Gracias a este dúo de primer nivel, la película ha entrado de cabeza a la nueva sección de la Berlinale, Encounters, donde seguro que dará mucho de qué hablar.

Gunda es la cerda que protagoniza el film que tiene el claro objetivo seguir convirtiendo al gran público hacia el veganismo, pero en lugar de hacerlo desde la demagogia, como suele pasar con este tipo de proyectos, Phoenix y Kossakovsky lo hacen con un enfoque más poético. "Gunda es una perspectiva fascinante sobre la capacidad de sentir de los animales, habitualmente oculta, y quizás a propósito, a nuestra vista", afirma Phoenix en declaraciones recogidas por la prensa británica. "Victor Kossakovsky ha elaborado una meditación visceral sobre la existencia que trasciende las barreras entre especies. Es una película artística de profunda importancia", añade.

Dejar de comer carne es una opción cada vez más extendida entre una generación que apuesta por opciones que le parecen más respetuosas con el medio ambiente, con el sufrimiento animal o con el propio cuerpo del consumidor. Y más allá de la decisión individual, lo que es evidente es que la consciencia sobre cómo funcionan las macrogranjas está aumentando. Como alternativa al vegetarianismo, muchos jóvenes están empezando a optar por el consumo responsable de productos producidos a pequeña escala y de manera responsable.

La película está rodada en granjas españolas, noruegas y británicas y hace seguimiento de Gunda, que acaba de parir una camada de cerditos, de varias vacas y pollos. Al final, la idea detrás de esta propuesta (por lo que podemos ver por el tráiler, súper cuqui) es que cuando te encariñas con un animal es difícil que puedas seguir viéndolo como un alimento al que le meterías el diente. Algo así explicaba la peli de Okja, sobre la niña coreana que pasaba años cuidando un cerdo gigante que al final una industria sin piedad se lleva al matadero.

Hemos abierto los ojos sobre las implicaciones que tiene comer carne producida en masa y cada vez hay más consciencia sobre el tema. Ahora, cada unx de nosotrxs tendrá que decidir cuál es su postura. La de Joaquin Phoenix está bastante clara.