‘Isla de Perros’ es la genialidad de Wes Anderson que no te puedes perder

Con ‘Isla de Perros‘ el director Wes Anderson estrena su película más políticamente comprometida

Todos hemos oído el nombre de Wes Anderson de la boca de algún amigo con tote bag que se pirra por el indie de los noventa y la poesía beat. Se trata, sin duda, del capital cultural más manoseado dentro del cine reciente, junto al de figuras como Christopher Nolan o Sofia Coppola, y no es para menos: con una obra que incluye títulos como Los Tenenbaums, Moonrise Kingdom o El gran hotel Budapest, Anderson se ha ganado un puesto dentro de la cultura popular como el más esteta de sus contemporáneos, alguien cuya afición por los encuadres simétricos y la complementariedad cromática es casi legendaria y a menudo parodiada.

Su última obra, Isla de perros, no hace sino asegurarle ese puesto. En una suerte de greatest hits de su carrera, el director tejano sintetiza lo que mejor ha funcionado de sus últimas películas para conseguir un cóctel irresistible: ha recuperado por una parte la animación stop-motion de Fantástico Sr. Fox, que tan bien le había servido para impulsar a la estratosfera las posibilidades expresivas de su cine, y lo ha combinado con la sensación de aventura de Moonrise Kingdom y la intriga conspirativa de Budapest. Sin embargo, Isla de perros guarda un as bajo la manga, algo prácticamente inédito en su autor hasta la fecha: es una cinta política, enraizada en la actualidad y con un tono humanista que eleva a Anderson por encima de sus cotas habituales.

En un futuro cercano, los perros de Japón se convierten en portadores de un virus conocido como “gripe canina”, que amenaza con propagarse a los seres humanos. El alcalde de la ciudad firma un decreto para trasladar a todos los perros de la ciudad a una isla aislada, un antiguo vertedero. Allí, una cuadrilla de perros de raza liderada por Chief (Bryan Cranston), un sabueso callejero, trata de sobrevivir en un entorno gobernado por la ley del más fuerte hasta que un avión se estrella en la isla. Su piloto, Atari (Koyu Rankin), es el sobrino del alcalde y está en busca de su perro, que se encuentra cautivo a manos de una tribu de animales caníbales. El grupo se lanzará a la búsqueda con el alcalde tras sus pasos, siendo el centro de una conspiración que involucra a la oposición y a un grupo de guerrilla estudiantil liderado por una estudiante de intercambio (Greta Gerwig).

Wes Anderson

Ambiente japonés para una obra humanista

Anderson se sirve de la ambientación japonesa para insuflar nueva vida a su habitual estilo, perfeccionista y visualmente espectacular, aunque la estética es más recargada, con una gran atención al detalle, como prueban los numerosos homenajes e influencias: Akira Kurosawa es el más evidente, pero también están los encuadres geométricos de Ozu, la aventura de Miyazaki, el arte de Hokusai, la animación de Ray Harryhausen, la música Taiko, el haiku, El puente sobre el río Kwai o Yoko Ono, es de admirar cuántas referencias puede combinar sin resentir la fluidez de la cinta. Por si no fuera poco, el director se pone el reto de trabajar a partir de la fealdad, las montañas de basura, los perros enfermos o la abarrotada ciudad de Megasaki, consiguiendo con este material su película más deslumbrante y enternecedora hasta la fecha.

El film es, además, muy divertido. El enorme y variado elenco de personajes - y las voces que los encarnan, un quién-es-quién sin fin – consiguen que la acción, de por sí trepidante y merecedora de nuestra atención, se llenen de gags ingeniosos, ya sea por su inventiva visual o por los extraordinarios diálogos. No obstante, lo más importante de la película es su capacidad para conmovernos y su mirada humanista: el argumento es una nada velada metáfora de la situación política actual, especialmente del drama de los refugiados y las políticas xenófobas de países como Estados Unidos. Isla de perros es una alegoría animal sobre la creación de enemigos exteriores – e imaginarios – para mantener la autoridad de un poder corrupto, lo que la hermana de manera sorprendente con Zootrópolis, aunque sin compartir la incisiva inteligencia de la obra de Disney.

Wes Anderson

Un homenaje fallido aunque genial

Es una pena que la película se resienta cerca del final, con un tercer acto anticlimático y olvidable, que Anderson no construye tanto como coloca al final de la película, dejando atrás a algunos personajes que no le interesan y asentando rápidamente a otros a mitad de su desarrollo. Es habitual que, tras la sorpresa inicial, los films de Anderson caigan en una cierta rutina, bastante predecible, de héroes e intereses románticos, de personajes redimidos y sacrificios a medias  —aunque se lo perdonamos—. Otro aspecto de la obra que ha sido criticado es la complicada relación que establece con la cultura que homenajea. Aunque se nota que las intenciones de Anderson son las mejores posibles, el público japonés ha reaccionado negativamente al uso de su lenguaje en la película —donde el japonés no se subtitula, sino que es “traducido en vivo”— así como por el hecho de que la principal heroína humana sea una estadounidense. El Japón de Anderson, además, está repleto de estereotipos turísticos asociados al lugar, como el sumo o el teatro kabuki.

El resultado final, no obstante, apenas se resiente por estos fallos menores. Anderson firma una de sus películas más logradas hasta la fecha, en la que el humor, la intriga y la aventura se dan de la mano gracias un ingenioso guión y una puesta en escena, de nuevo, exquisita e impresionante. El director arriesga con una propuesta original y destinada a sorprender a sus espectadores y, quizá por vez primera en su carrera, dirige su mirada a los problemas que aquejan a nuestra sociedad en la actualidad. Rematada con un reparto formidable y una banda sonora excelente a mano de Alexandre Desplat, Isla de perros parece destinada a convertirse en un punto de referencia en el cine independiente de este año.