Por qué los hombres aman a las cabronas

"No me llama. No me escribe. No he vuelto a saber de él. No sé por qué siempre acaba pasándome lo mismo si intento hacer las cosas bien. El problema soy yo. No, el problema es él. Joder, no sé cuál es el puto problema".

Lo reconozco. Yo también he tenido la sensación de haber nacido en el lado débil de la vida. Ese otro lugar, el ranking de las sufridoras del día sí día también. El rincón de las de lágrima fácil y carne floja cuando se ha tratado de lidiar con las diferencias de los hombres.

Pero un día, en uno de estos márgenes de tiempo en los que probablemente habría recibido una buena patada en el culo, llegó hasta mí el libro Por qué los hombres aman a las cabronas. Y entonces fue cuando lo leí y seguí llorando al comprobar que hasta el momento todo lo había hecho mal.

Y no, no nos malinterpretemos. Este libro no es ninguna obra de arte, tampoco es que vaya a cambiarte la vida ni estamos ante el nuevo best-seller que va a hacer historia. Por qué los hombres aman a las cabronas es un sencillo manual escrito en clave de humor que puedes empezar a poner en práctica desde hoy mismo si quieres tener contigo misma una relación basada en el respeto y la admiración por ti. 

Lo primero: cuando el libro hace hincapié en el término 'cabrona' lo hace únicamente para referirse a una mujer independiente, siendo el término representativo del tono humorístico del libro. Es un ejercicio, muy simple, de conocer por qué las relaciones no funcionan cuando las mujeres somos demasiado buenas con hombres que ni siquiera son capaces de mover un dedo por nosotras. Una mujer independiente, que quede claro, es aquella que no persigue a nadie, mantiene su sentido del humor, tiene el control total de su tiempo, se respeta y siente pasión por cosas que nada tienen que ver con un hombre.

Y repito, y por favor que quede claro: esto no va de convertirse en una auténtica hija de puta. Nadie tiene la culpa de que nuestras relaciones pasadas no hayan funcionado. Esto no es guerra, ni Karma. Es solo una pequeña revolución y un viaje interior a través del análisis de nuestros patrones para comprobar que, si constantemente se repiten, es porque ha llegado el momento de cambiar algo. 

Y el libro sabe hacerlo a la perfección a través de 17 principios que van dirigidos a conocer el porqué de tanta tragedia. En adelante, haremos un resumen de los más importantes para que los taches de tu lista y en el futuro te presentes como lo que eres: una mujer que se quiere, no se conforma con las sobras y que sabe que por encima de cualquiera, está ella misma. 

Principio de atracción #1

Las mujeres que tienen a los hombres arañando las paredes por ellas no siempre son excepcionales. Por lo general, son las que parecen no darle mucha importancia al asunto. Esto se traduce en naturalidad, en ser como tú eres, en no aspirar a convertirte en lo que a él le gustaría, sino posicionarte como alguien increíble que no va de increíble. Es fácil, aunque parezca complicado.


Principio de atracción #2

Una mujer será apreciada como alguien que ofrece un desafío mental, en la medida en que un hombre no sienta que tiene el control total sobre ella. Si eres “demasiado buena” das y das hasta quedar agotada, pero la mujer que tiene claridad mental sabe hasta dónde llegar.


Principio de atracción #3

Tu actitud sobre ti misma es la que un hombre va a adoptar. Si te gustas, si tu actitud es la de ir pisando el mundo como una auténtica guerrera, los demás se relacionarán contigo como tal. Preséntate como una persona débil y nadie querrá estar cerca de ti. Sé una mujer fuerte y verás como todo el mundo quiere acercarse.


Principio de atracción #4

La variable más grande entre una cabrona y una mujer que es demasiado buena es el miedo. La cabrona le demuestra que no le da miedo estar sin él. Esto quiere decir que tú tienes vida, y ya la tenías antes de que él apareciera. Y si la tienes y quieres conservarla, ¿por qué te empeñas en perderla tan rápidamente?


Principio de atracción #5

Un hombre sabe qué mujer va a ceder a sus deseos de último minuto. Si te escribe siempre a última hora, si nunca te da prioridad y parece que eres la última opción, no, no creo que te considere como la mujer de su vida. Los polvos rápidos y accesibles se huelen. Sobre todo si siempre cometes el error de coger tu coche y acercarte hasta tu casa. Y luego dices que no entiendes por qué no te invita de vez en cuando al cine. Pues aquí lo tienes.


Estos son solo algunos de los tips que luego se amplían en la guía. Si quieres leerlo online puedes hacerlo aquí. Y sobre todo, recuerda siempre: cuando un hombre quiere estar con una mujer, pase lo que pasa hará que ocurra. Y ni aunque te quites ni aunque te pongas, si tiene que ser para ti lo será y, si no, otro maromo llegará. Pero haz el favor y mírate al espejo. ¿Qué ves? Sí, eres tú y eres grande. No te hagas pequeña tú sola.