Feria: la serie española de Netflix que lo tiene todo para triunfar en 2022

La revista Variety cree que Feria y otras 14 series podrían igualar al Juego del Calamar en 2022

Todo empieza con una noche de verano, gente joven y guapa en un pueblo andaluz, una fiesta de San Juan. Y todo grabado en Zahara de la Sierra, considerado uno de los pueblos más bonitos de España y situado en la provincia de Cádiz. Pero el ambiente más idílico enseguida se verá empañado por unos ingredientes oscuros que hacen de Feria una de las candidatas a petarlo en Netflix. 

Por ahora, la serie se sitúa en el número 5 de las más vistas en España, pero la revista Variety, referente en el mundo audiovisual, la ha elegido como una de las quince sucesoras a igualar el fenómeno de masas que en su día fue El Juego del Calamar. En esa lista están también la serie japonesa Cyberpunk 2077, aún por estrenar, la coreana El sonido de la magia, 1899 y la también coreana ‘Estamos todos muertos’, una serie de zombis. 

Mucho terror y mucho misterio para un Netflix más internacional que nunca, que espera repetir éxitos como el de El Juego del Calamar o La Casa de Papel, producciones creadas por países no anglosajones y que han llegado a lo más alto en la plataforma. De hecho, en un combo imprevisto, Netflix creará también una versión coreana de La Casa de Papel

En medio de la atención creciente por producciones coreanas, italianas o españolas, Feria: La luz más oscura (no tiene nada que ver con el libro de Ana Iris Simón), se ambienta en los años 90 y te atrapa desde el inicio. Imagínate: Dos hermanas van a una fiesta, sucede algo extraño en el lago en el que se baña una de ellas y al día siguiente los padres han desaparecido. 

Sirenas en un pueblo tranquilo, la Guardia Civil de Madrid desplazada hasta allí, una posible secta misteriosa que no se sabe bien qué podría estar tramando, decenas de cadáveres que aparecen de repente, una antigua mina de lo más peligrosa y unas adolescentes que parecen no entender nada en medio de una trama llena de misterio y terror. 

Ingredientes algo parecidos a Stranger Things, pero con la estética española de los 90 en un pueblo pequeño y tranquilo, que te atrapan desde los primeros minutos porque, sobre todo, estás todo el rato con la tensión y el deseo de averiguar qué narices está pasando en ese pueblo y de qué forma afecta a la familia protagonista