Demi Lovato explica cómo sobrevivió a dos violaciones en un documental

El nuevo documental de la cantante demuestra que algunas personas tienen una capacidad de resistir sin límites

A una persona normal le harían falta 280 años para vivir lo que Demi Lovato ha vivido en solo 28: cantante, actriz, compositora y activista, ahora estrena un documental en el que cuenta sus secretos personales. Por lo que lleva de promo, Demi Lovato: Dancing With The Devil, que estrena el 23 de este mes en Youtube, más que una biografía parece una historia de terror. Esta semana, Lovato ha contado que no solo fue violada una vez, por su camello el mismo día que sufrió una sobredosis, sino también a los 15 años. Además, ha sufrido dos derrames cerebrales, un ataque al corazón, enfermedades mentales, bulimia... ¿cuánto más puede aguantar un ser humano?

"Cuando me desperté en el hospital me preguntaron si había tenido sexo consentido. Tuve un flash de él encima de mí. Vi ese flash y dije ‘sí’. No fue hasta un mes después de la sobredosis que caí en la cuenta. ‘Tú no estabas en un estado mental como para consentir nada’", recuerda ahora, casi tres años después de es segunda violación que ha querido visibilizar ahora. “No solo sufrí una sobredosis. Se aprovecharon de mí”, afirma, recoge La Vanguardia. Así de limpio.

Demi ha estado en la industria musical desde los seis años, cuando se convirtió en una estrella de la televisión infantil. En el documental habla de su adolescencia, cuando empezó a tener problemas de adicción con las drogas, habla también de sus trastornos de alimentación, de lo que supuso para ella salir del armario y de lo horrenda que es la vida con toda esa presión de la fama a su nivel desde que era niña, explica el New York Times en su crónica de la película, estrenada estos días en el festival de South by Southwest, en la que el periodista se pregunta hasta qué punto puede Demi Lovato sincerarse con el público. ¿Qué más tiene que contar?

Los documentales de cantantes pop son un género y cada personaje decide hasta qué punto quiere exponerse. Beyonce, por ejemplo, decidió vender una vida en la que todo era perfecto y espectacular y en la que era posible preparar una gira embarazada de gemelos. Lady Gaga pasó por encima de su adicción a las drogas cuando sus fans esperaban ver claramente qué le había pasado. Miley Cyrus, por su lado, parecía al alcance de tu mano cuando aparecía en pantalla. En esta línea, Demi Lovato ha decidido no solo sincerarse sino también poner toda la carne en el asador (si es que no hay todavía más) para contar una vida que más le valía haberse ahorrado en muchos momentos.

Esperemos que el docu le haya salido para reconciliarse consigo misma y con su público porque cada vez más personas famosas demuestran que la fama, sobre todo si te sobrevino en la infancia, no vale la pena. Ahora que lo tiene todo, o al menos eso parece en las redes sociales, es importante recordar que le falta probablemente lo esencial. Ojalá lo pueda recuperar.