29 Razones Por Las Que 29 Es La Edad Más Rara De Tu Vida

Porque los 29 es como ese punto intermedio en el que sí, pero no. En el que parece que no, pero ya sí. Entre el puede ser y el todavía te queda. Una época de cambio y aprendizaje, de metamorfosis y rarezas. Una época donde todo apunta a que envejeces, -oh sí, lo haces, y mucho- pero tu cuerpo te pide en mil idiomas distintos que por favor no cedas al mundo de los mayores. Pero este momento ha llegado, y aunque te aferres fuerte a la vida para no desvincularte de la época teen-hard de los veinti, los 10.585 días que llevas a las espaldas empiezan a pesarte. Y ahí te das cuenta: todo está siendo demasiado raro. 

1. Las 23:00 te parece la hora más saludable para acostarte.

2. Porque así al día siguiente te levantas prontito y 'haces cosas'. ¿Pero por qué te engañas?

3. Empiezas a decirle a la gente joven que disfrute de su juventud, como si fueras muy, muy viejo.

4. Y a mencionar en conversaciones frases como 'cuando yo era joven...'

5. De hecho, si lo piensas, han pasado 23 años desde tu Primera Comunión. Y lo peor de todo es que la recuerdas perfectamente.

6. Porque desde que cumpliste los 26 ya no puedes disfrutar de todas las ventajas del carnet jovén. Y sufres en silencio.

7. De repente descubres que te gusta el té y el buen café.

8. Y en los afterwork pides vino blanco porque es el elixir de la vida, y tú de eso sabes mucho.

9. Te da mucha emoción cuando un amigo te dice que si os vais a Ikea. 

10. Vives permanentemente en dos estados emocionales: el de soy 'un jodido viejo' y el de '¡pero si estoy joven!

11. A pesar de que tus noches de juerga se han reducido hasta las 2 de la mañana.

12. Súmale que tienes crisis existenciales tres días a la semana.

13. Porque todos a tu alrededor se están casando, y tú, tú... mírate.

14. Porque si haces el cálculo de conocer ahora a alguien: súmale 3 meses de inicio, más 2 años de afianzamiento de relación, más 1 de decidirse o no, uno de preparativos y... voilà: 4 años te quedan todavía para formar una familia. Hardcore, ¿eh?

15. Sientes que cada vez más te pareces a tus padres, aunque todavía no estés en el punto de hacerte la cama todos los días.

16. Y duele saber que ya no llegas a una portada de Forbes con el titular: "antes de sus 30 años logró lo que nadie nunca había conseguido antes".

17. No tienes ninguna fe en los fines de semana porque nada pasa en ellos.

18. Salvo, eso sí, tu interés reciente por la vida saludable y salir a correr de vez en cuando.

19. Te sorprendes a ti mismo haciendo una lista de cosas que tienes que hacer antes de los 30.

20. Aun sabiendo que no cumplirás ni una porque en ella has incluido: "dar la vuelta al mundo".

21. O sea, que no tienes ni puta idea de qué hacer con tu vida.

22. Vives con miedo de revisar tu cuenta bancaria.

23. Porque en realidad sabes que empieza a temblar a partir del día 15 de cada mes.

24. Lo que significa que en tus 29 años todavía no has aprendido algo tan básico como el concepto de AHORRAR.

25. Bailes así te parecen una auténtica vergüenza. 

26. Inviertes en una almohada de calidad para que tu cuello no sufra.

27. Y no entiendes por qué, pero has empezado a comprar cereales integrales para desayunar. 

28. Aunque ha dejado de importarte tanto el físico y ahora luces con orgullo tus protuberancias. 

29. Pero aun así, sabes que los 29 es esa edad donde aún eres joven para hacer de todo y no demasiado mayor para descubrir que aún tienes toda una vida por delante. 

"Así que, por favor: esto pasará. No tengas miedo y dirígete hacia la luz".