20 excusas muy creíbles para cuando no te apetece ir a trabajar

No todo el mundo puede disfrutar del teletrabajo durante esta época y, mientras gran parte de tu entorno se queda en casa, a ti te da bastante palo tener que salir a currar, aquí te echamos un cable

Ni una taza 'súper happy' anima el lunes a cualquiera, ni a todos nos encanta madrugar para ir a trabajar. Si estás leyendo esto desde tu casa porque estás teletrabajando tampoco es para tanto tu drama, ¿te gustaría quedarte en la cama en lugar de moverte hacia la cocina o al salón y ponerte a teletrabajar? Bueno, estas excusas pueden servirte.

Eso sí, tú tampoco estás tan mal, hay personas que o bien tienen que ir a las oficinas o bien tienen que ir a dar la cara frente a decenas de clientes que quieren o comprar algo o sentarse en una terraza. Para esas personas también sirve esta lista. Todos queremos tener un día de asuntos propios, vamos, quedarte en la cama. El problema es abusar de la muerte de un familiar y que tu jefe se dé cuenta de que es la quinta vez que tu tío pasa a mejor vida. Así que, si vas a hacer el mamarracho (o lo envidiable) hazlo bien.

excusas creibles

Hazlo a mitad de semana porque si no se notará que quieres alargar el finde. No rices el rizo con las mentiras que luego no podrás recordar todo lo que has dicho y no empieces nunca con un “Te va a sonar surrealista pero…” porque efectivamente le darás pie a que piense que es trola.

No te enrolles

Es decir, si “estás malx”, tienes que llevar al gato al veterinario o directamente has decidido “matarlo”, dilo tal cual, porque poner mucha narrativa a la trama puede ser síntoma de una persona que es mentirosa compulsiva. Cíñete a lo mínimo y piensa "menos es más". Mejor ser concisx y decir la cosas con claridad y calma.

1. “No quiero dar detalles pero, no paro de soltar líquidos por todos los orificios”. Esta en concreto está muy bien porque no tener miedo a ser una persona muy tétrica y asquerosa es de alguien que efectivamente se encuentra fatal y le da igual todo. Puedes variar la base de la frase. Quizás necesites un papel del médico.

2.“No puedo ir, estoy en URGENCIAS”. Puedes decir que has ido porque creías que tenías COVID, que te sentías rarx y no era un resfriado. Esta es maravillosa porque es breve, grave y te otorga tiempo para inventarte algo que contar al día siguiente.  Además ganas puntos si no contestas a los WhatsApps en un rato porque ¡ESTÁS EN URGENCIAS! Eso sí, quizás tengas que ir al médico de verdad si es que en el trabajo te piden un justificante. Todxs lo hemos hecho alguna vez.

3. Las otras dos son para lxs cobardes. En realidad nada funciona mejor que hacer una llamada, ya que es lo más creíble. Si estás malx de verdad, no te daría palo llamar ¿verdad? Y nada de tos falsa, pon una D al final de cada palabra. Que parezca que estas taponadísimx. Para conseguirlo mejor practica antes y piensa en lo que será una voz más bien nasal.

excusas enfermo

Echále la culpa a otra persona

Con esta categoría tienes un problema: Vas a tener que atender a algún email y llamada porque ha sido por culpa de alguien ajeno y tú en realidad QUERÍAS IR A TRABAJAR. Lo importante es eso, que se note que sobre todo tú querías ir a trabajar. Es la única manera de conseguir ser creíble. Si alguna de las frases no es de esas que surgen de improvisto puedes ir planeándolo. Por ejemplo, si tu excusa será que tienes que ir a declarar como testigo por alguien, deberías empezar a comentarlo algunos días previos.

excusas culpa

4. “Tengo una inundación en casa por culpa del vecino”.

5. “Tengo que ir a declarar ante un juez por un amigx que la lió hace mil”.

6. “Me han robado mientras dormía”.

7. “Se ha incendiado la cocina por culpa de mi compañera de piso”.

8. “Sigo esperando al del servicio técnico”.

9. “Me han atracado mientras iba para allá".

10. “Mi abuela ha decidido morirse hoy”.

11. “Mi perro ha decidido morirse hoy”.

excusas perro

Y si puedes, échale surrealismo

Puede ser que, con alguna de estas frases, te despidan. Pero oye, viva la sinceridad. Si sale bien os echaréis unas risas y si no, pues ya sabes que mejor no volver a utilizar ninguna de ellas en el futuro.

12. “He decidido morirme hoy”.

13. “Se me ha olvidado despertarme”.

14. “Se me ha olvidado dónde trabajo”.

15. “Iré cuando me subáis el sueldo. Que ya toca”.

16. “Ayer me casé. Decisión de última hora. JAJAJA. Pues eso, que me he cogido los 15 días de luna de miel”.

(Esta no es tontería. Lo mismo consigues a alguien con el que casarte de verdad y os cogéis 15 días ambxs y de repente os enamoráis de verdad y quién sabe, eh…)

17. “¿Os acordáis que me casé hace 15 días? Pues tengo que ir a divorciarme. Qué vida esta ¿eh?”.

18. “Iré cuando acabe Cuéntame”.

19. "Que me he vuelto a casar, tetes".

20. “El universo se expande. Y si se expande no quiero ir a trabajar”.