Las 12 joyas que más ilusión nos ha hecho encontrar en Disney+

Todxs tenemos un pasado y probablemente podamos reconocer un momento de nuestra infancia en una de las películas de la productora que acaba de aterrizar en España con su plataforma en streaming

Disney+ ha llegado a España y en plena cuarentena, no hay nada como acogerse a la semana de prueba y abrir una caja de pandora: nuestra infancia, ese momento de nuestras vidas en el que poníamos un VHS hasta que no daba más de sí y teníamos, en la mayoría de los casos un única peli favorita: la que estaba en nuestras casas. Anoche, muchos jóvenes revivieron esa ilusión, compartida esta vez con parejas, compañerxs de piso o amigxs, que tienen un recuerdo totalmente distinto al suyo. Estas son 12 joyas que hemos encontrado en Disney+ y todo lo que nos han hecho revivir, desde Mickey Mouse a Baby Yoda.

Marcel, 32 años: El botero Willie (1928)

Lo que me hace más ilusión es que recuerdo un juego de Supernintendo con Mickey Mouse que empezaba con una versión interactiva de ese corto de 1928. Lo que más me sorprendía de pequeño era que hubiera animación en blanco y negro porque yo creía que la animación era una cosa de mi época, entonces pensaba que tenía que ser siempre en color. Ver que un personaje tan importante para mí era tan antiguo es algo que no me deja de impresionar.

Ayer, cuando lo veía, pensaba: "Mickey va a cumplir 100 años dentro de 8 años". Qué maravilla que una empresa que podría ser considerada como el mal conserve recuerdos infantiles tan felices a pesar de que crezcamos.

Jordi, 33 años: Basil, el ratón superdetective (1986)

Aunque mucha gente no lo conoce, Basil, el ratón superdetective es una adaptación de Sherlock Holmes. Basil es un ratón que vive en la casa de Sherlock y tiene que hacer frente a una problemática que, paso de hacer spoilers, pero es un mundo en miniatura con todos los factores de ser un ratón que están muy bien trabajados a nivel de un imaginario muy bonito y muy creativo y los personajes son maravillosos y la trama es brutal.

De pequeño la tenía en cinta, en VHS y me la ponía una y otra vez. Es uno de los clásicos que no tiene banda sonora e imagino que por eso era el que me gustaba más. Es una de esas películas que está tan bien hecha que tiene una lectura para niños y otra para adultos, pero siempre desde el entretenimiento porque es como una nueva de Sherlock Holmes.

Carlos, 32: Quién engañó a Roger Rabbit (1988)

Una de las cosas fascinantes es que las películas están en 4K y mi gran ilusión fue encontrar películas como Quién engañó a Roger Rabbit, que es una película que para los que nacimos en los ochenta supuso un adelanto tecnológico brutal porque mezclaba imagen real con dibujos animados y cogía a los personajes de Disney y los de Warner y los unía en una trama detectivesca de cine noir con una música muy guay y todo dirigido por el director de Regreso al futuro.

Fue una de mis primeras películas en VHS junto al Rey León, ambas me las regalaron las mismas Navidades pero yo sólo tenía ojos para Simba. Un día mi hermano, harto de ver siempre lo mismo, cambió la cinta de carátula y puse Roger Rabbit pensando que era el Rey León. Me dio igual, cuando me di cuenta del engaño ya me había quedado enganchado a la física imposible de esos dibujos. Anoche lo primero que hice fue ver si estaba en el catálogo. A los cinco minutos todos los problemas del mundo habían desaparecido.

Alba, 33: La bruja novata (1971)

No sé cómo llegué hasta esta peli, porque es mucho más antigua que yo, pero me encantaba la idea de que todo podía pasar sin salir de la cama. Supongo que era lo que podía pensar como una niña que leía mucho y viajaba con la imaginación. Todo lo que tuviera que ver con la fantasía de la vida cotidiana me encantaba: Mary Poppins, Punky Brewster, La tribu de los Brady, Pippi Calzaslargas... niñas que se montaban su vida en casa, con sus hermanos, sus vecinos, o los animalitos que encontraban y que hacían magia entre cuatro paredes. La bruja novata es, justamente, la mujer que hace realidad toda esta magia. Torpe, pero magia.

Alejandra, 25: The Cheetah Girls (2003) 

Yo me metí a Disney + en plan "no va a haber nada que me vaya a sorprender mucho". Primero di una vuelta, vi que estaba entero todos Los Simpson y ahí casi me desmayo porque siempre había deseado una plataforma que tuviera todo de esta serie. Pero empecé a mirar películas y descubrí que estaba la de las Cheetah Girls, no sé si sabéis lo que es eso, pero es una película híper antigua de las chicas guepardo, que son cuatro chicas en plan de instituto que cantan y bailan y crean un grupo. A mí esa película me encantaba, me la puse y decepción porque no la recordaba tan antigua y fue raro, pero la esencia seguía allí. 

Me la vi entera y hoy me voy a poner The Cheetah Girls 2. Es que son buenísimas y es hasta feminista, la relación entre las amigas es muy guay. Ha marcado un antes y un después. Tenía 12 años cuando la vi y era como "dios, ¡quiero tener unas amigas así!". Además, ellas cumplen su sueño de cantar y las pelis donde la gente cumple sus sueños me encantan. Y cuando la vi ayer pensé que llevo 13 años deseando los pendientes de la protagonista. Cuando acabe todo esto me los compraré.

Abel, 25 años: Fantasía (1940) y Frozen (2013)

Frozen me gusta porque a pesar de ser súper actual y de las pelis de Disney actuales es de las mejores, pero me gustó mucho cuando la vi porque siempre he tenido una relación muy íntima con mi hermana (es una relación vital, fue quien me apoyó cuando salí del armario... es un pilar para mi vida) y la película de Frozen se puede resumir como "amor entre hermanos", algo que nunca había visto en Disney porque a mí me gustaban las películas de princesas. Siempre pensé que si tengo hijos, quiero que vean esta peli y que tengan estos valores. Para mí era algo vital que me hubiera gustado tener de pequeño. A parte de eso, la estética es preciosa, la ambientación, la animación, el estilo, los dibujos... todo el mundo en el que se basa es precioso.

Yo me crié en un ambiente religioso, iba a la iglesia, a un colegio de monjas... me fascina la arquitectura eclesiástica, y siempre me han flipado las gárgolas, en especial las que representan demonios. Esto viene en parte porque en mi colegio nos ponían Fantasía y yo la tenía en vídeo y la veía un montón. Hay un monstruo en la peli que es el Chernabock, que aparece en el capítulo séptimo (Una noche en el monte pelado) y me encantaba toda la oscuridad que representaba. Soñé con él muchas veces. Luego en la adolescencia jugaba a Kingdom Hearts, que era de los personajes Disney con Final Fantasy y uno de los personajes era Chernabock. Me costó mucho matarlo y hasta he pensado tatuármelo. Esta estética me ha acompañado toda la vida. Este finde haremos un cineforum de Fantasía, que me encanta porque es muy oscura para ser Disney.

Cristina, 25: Lizzie McGuire (2003)

Yo lo veía de pequeña en Megatrix y era la representación de lo que yo quería que fuera el instituto para mí. Lizzie era una chica normal que tenía ese toque de fantasía que tenía Disney, pero me encantaba el rollo que tenía con la muñeca de dibujos, pero los problemas de Lizzie yo sentía que me podían pasar y era una serie con la que me sentía muy identificada. Era una chica normal con problemas normales. También el icono de Hillary Duff, que siempre me ha gustado lo que ha hecho y es de las pocas que no ha tenido dramas. Es de las historias de Disney con las que quiero quedarme y con Disney+ lo que voy a hacer es empezar desde el primer capítulo y a revivir cómo quería que fuera la vida en el instituto.

Ainhoa, 25: Patoaventuras (2017)

Patoaventuras te cruza esta nostalgia de que los personajes te suenen, pero no conozcas lo que hay detrás, que es lo que nos pasa a nuestra generación porque son unos personajes de la época de mi madre, pero sí que hemos tenido contacto con ellos aunque sea indirectamente. Entonces, te trae esto a un formato de hoy en día, una historia con personajes actualizados pero, así como las animaciones de hoy en día están muy centradas en la cotidianidad, esto es pura aventura. Se van a la selva, se van a las 20.000 leguas submarinas... son unas aventuras súper imaginativas que resultan increíbles. Es maravilloso. Es el mejor descubrimiento del año pasado y se la he intentado recomendar a todo el mundo. Ahora la tenemos con subtítulos porque al pato Donald, tienes que escucharlo en versión original pero no se entiende nada.

Edu, 35: Patoaventuras (1987)

Con la serie Patoaventuras yo era bastante flipado, me encantaba ver cuando el Tío Gilito abría la bóveda que tenía toda llena de monedas de oro y se tiraba como por un trampolín y empezaba a bucear y escupir monedas por la boca... me flipaba ver eso y pensar cómo tiene que ser ser tan rico. Descubrí el materialismo a través de esta serie, pero lo que hace es mostrar la avaricia y cómo él antepone muchas veces la avaricia al consejo de sus sobrinos. Al verla otra vez me he emocionado.

Carlos, 26: Este perro es un crack (2004)

Es una película que veía de pequeño una y otra vez y me había sido imposible volver a encontrar. El simple hecho de encontrar esta película hizo que toda la experiencia valiera la pena. Me encanta por tantas cosas tan diversas: inmediatamente me lleva a tiempos pasados, cuando era pequeño, cuando todo era mucho más fácil, cuando no estábamos encerrados aquí en cuarentena... me define muchísimo como persona, que ha construido gran parte de mi carácter, tiene el tipo de humor absurdo que me define a día de hoy, números musicales, la figura de una mujer que se enamora a los cinco minutos de un hombre que acaba de conocer y ya le canta canciones de amor... me hace mucha gracia porque consigue hacerme reír y ponerme el corazón muy tierno. Volver a la infancia ahora es bastante necesario y me alegró mucho poder verla.

Laura, 27: Mandalorian (2019)

Star Wars de Disney no me gusta nada, pero Mandalorian sí que me ha gustado mucho porque la estructura de los episodios y de la historia en general es como el cine de aventuras clásico. En cada capítulo hay un inicio donde se plantea el problema, nudo y desenlace. Y aunque todo tiene una historia que te lleva al final de la temporada, cada capítulo tiene su aventura y eso está muy guay. Luego, además, tema de efectos, arte y demás, está cuidadísimo y es una pasada. Es sencillo, funciona muy bien y se acerca más al Star Wars clásico que lo que Disney ha prostituido últimamente