La Unión Europea quiere construir campos de refugiados en el norte de África

Los funcionarios de la UE distinguirían allí entre inmigrantes económicos y aquellos que requieren protección internacional

Europa tiene un grave problema. La ola de refugiados que está alcanzando fronteras europeas ha generado un fuerte discurso contra la inmigración en muchos países del continente. Si hace poco veíamos cómo Italia y Malta se negaban a dar asilo a los rescatados del Aquarius, ahora vemos cómo algunos gobiernos, y muy especialmente los de Dinamarca y Austria, presionan dentro de la UE para que se financien y construyan centros de refugiados en el norte de África. Una manera de alejar el problema de la inmigración a golpe de talonario.

Así lo difunde The Guardian, que ha tenido acceso estos días al borrador del proyecto. Según el diario británico, el documento recoge que "tales plataformas deberían proporcionar un procesamiento rápido para distinguir entre migrantes económicos y aquellos que necesitan protección internacional, y reducir el incentivo para embarcarse en viajes peligrosos". Es decir, que los rescatados en el mar serían trasladados a estos campos de acogida donde funcionarios de la UE decidirían si tienen derecho o no a ser trasladados a Europa.

Pero además de cierta ambigüedad moral, el proyecto enfrenta grandes obstáculos prácticos. Por un lado, porque requiere la colaboración de los países del norte de África. Y por otro, por la dificultad de controlar la calidad y el respeto a los derechos humanos dentro de estos centros de procesamiento. Por ello, la UE contempla en el borrador la participación de la agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados y de la Organización Internacional para las Migraciones. Sabremos más en las próximas semanas. De momento, hoy, celebramos el Día Mundial de los Refugiados.