Sufre las críticas gordofóbicas tras reivindicar su cuerpo no normativo en Twitter

La comunidad tuitera ha reaccionado solidarizándose pero también criticando una supuesta apología de la obesidad

El verano puede convertirse en una época muy complicada para quienes no lucen un cuerpo dentro de los cánones. No en vano, las redes sociales se petan de postureo vacacional con fotografías de vientres planos y músculos hercúleos hiperdefinidos. La presión social por cumplir esos rasgos estéticos tan demandados aumenta como en ningún otro momento del año. Por eso el tuitero Dani Siles decidió publicar hace unos días unas cuantas fotografías suyas con el objetivo de reivindicar los cuerpos no normativos. Y la polémica en torno a la gordofobia y la apología de la obesidad las ha viralizado.

"¿Sabéis qué? Estoy harto de ver retuits de chicos super definidos y delgados. Yo estoy gordo y no por ello voy a ser menos. Voy a subir unas fotos y ojalá se difundan igual y se normalicen los cuerpos gordos de una puta vez", escribía el joven usuario para acompañar tres fotografías posando en bañador. El apoyo de la comunidad —más de 92.000 likes en este momento— con Siles por su valentía al desafiar esa ponzoñosa presión por el "cuerpo perfecto" ha sido enorme, e, incluso, muchos usuarios han seguido su ejemplo, pero otros lo han entendido como una clara apología de la obesidad.

No obstante, el propio Siles ha respondido a las críticas explicando que no pretende "fomentar el sobrepeso" sino defender "que por el hecho de ser como seas no tengan el derecho ni de insultarte ni de juzgarte". Y ha subrayado el comportamiento ilógico de quienes "me insultan por el hecho de estar gordo y no paran de decir que lo hacen por mi salud física". Porque en esos casos, que no han sido pocos, está claro que el rechazo proviene de la enraizada gordofobia, siendo la supuesta apología de la obesidad una excusa para insultar más que un argumento real.

Otros usuarios, como @Munir09327329, han querido señalar también la mala costumbre de relacionar de forma inequívoca un cuerpo estéticamente normativo con un cuerpo saludable: "No me parece que esté haciendo apología de la obesidad, sino más bien quitándonos de la cabeza la ridícula idea de que lo normal es tener un cuerpo escultural cincelado a fuerza de pesas y gimnasio. Confundimos estar sanos con la delgadez o el desarrollo muscular". Sea como sea, saludable o no, ningún cuerpo merece sufrir esa fobia intolerante. Y este hilo es un granito de arena más contra ello.