Sale a la luz la hipocresía de las empresas que van de ecológicas

El 72% de lxs directivxs españolxs admite que su compañía exagera sus esfuerzos en materia de sostenibilidad

En este punto de la película, con tantísimos desastres naturales como pruebas irrefutables, la negación del cambio climático resulta prácticamente imposible. Hasta tal punto que el debate ya ha cambiado y ahora no discutimos sobre su realidad, sino sobre cómo podemos actuar para que sus consecuencias no sean dramáticas para la humanidad y para los animales con los que compartimos planeta. Y está bien. Es un debate gracias al cual todos los agentes sociales asumen un papel en la lucha. El problema es que, según una encuesta llevada a cabo por Google Cloud, muchas empresas lo están tomando sobre el papel y no en la práctica.

Greenwashing 

Y cuando decimos "muchas" no hablamos de un porcentaje menor. Como aseguran desde Business Insider, medio que se hace eco de la investigación, "el 58% de los directivos del mundo admite que la hipocresía verde es una realidad y que su organización exagera los esfuerzos sostenibles que lleva a cabo en la práctica". Una práctica conocida en el mundo anglosajón como greenwashing y a través de la cual las organizaciones se rodean de una falsa imagen ecológica para ganar reputación. Imágenes marcadas por el verde, eslóganes de apoyo al medioambiente y manifiestos cargados de palabras bonitas. Una gigantesca mentira.

Lo peor de todo es que las cifras son mucho más lamentables en España. En concreto, ese 58% planetario se transforma en un 72%. Eso quiere decir que casi tres de cada cuatro marcas nacionales asegura hacer por el medioambiente muchísimo más de lo que en realidad hace. Además, agregan desde este mismo medio, "seis de cada diez encuestados en nuestro país van más allá y llegan incluso a cuestionarse hasta qué punto son genuinas las iniciativas verdes de sus propias empresas". Los consumidores viven en un engaño. Conocen tu debilidad por la sostenibilidad y la explotan en su propio beneficio. El mismo cuento de siempre.

El caso español

De hecho, "en España el 86% de los directivos que han participado en la encuesta encargada por Google Cloud considera que la sostenibilidad medioambiental es más una idea que un objetivo prioritario para la mayoría de empresas". Una actitud que contrasta totalmente con la urgencia climática: no tenemos siglos para evitar el desastre, sino apenas unas décadas. Y por eso es tan importante actuar ya. Desde luego, los datos de la encuesta son decepcionantes y desilusionantes para todas aquellas personas que implementan medidas de ahorro energético y material en su día a día. Las compañías no están actuando a la altura.

De todas formas, y si eres una de esas personas, no deberías perder la fe y abandonar tus buenas prácticas. Primero porque siguen siendo muchas las marcas que hacen las cosas bien. O al menos mucho mejor de lo que solían hacerlo: el 92% de las personas encuestadas considera que ahora se preocupa más por la sostenibilidad que hace un año y "solo el 3% no ha puesto en marcha ninguna iniciativa verde". Quizás no hagan todo lo que dicen ni hagan lo suficiente, pero hacen más que antes. Y, segundo, porque personas comprometidas como tú son las que hacen que esto siga importando. De lo contrario, acabaríamos trágicamente.