Tu robot de Amazon está producido por becarios chinos forzados a trabajar de noche

Estudiantes de 16 a 18 años hacen el trabajo sucio en las fábricas que producen tus dispositivos electrónicos, bajo la amenaza de no graduarse si no cumplen

“No tengo otra opción que aguantar”, explica Xiao Fang a The Guardian, que usa un nombre falso para preservar la identidad de esta estudiante de 17 años. Es una de las becarias chinas que están siendo obligadas a trabajar con horarios abusivos e ilegales para producir los dispositivos Alexa y Kindle de Amazon, bajo la amenaza de que si no cumplen con esos trabajos suspenderán la carrera y no podrán graduarse.

“Me dijeron que trabajaría poniendo film transparente en los Echo Dots de Amazon”, detalla la estudiante de computación, “mi profesor me aseguró que sería en horarios de 8 horas diarias cinco días a la semana, pero al final se convirtió en 10 horas al día (incluyendo horario nocturno) durante seis días”, se queja.

Según denuncia el diario británico, que ha descubierto estos abusos gracias a unos informes facilitados por la organización China Labor Watch, esta práctica es ilegal. Aunque en China se puede trabajar a partir de los 16 años, los menores de edad no pueden hacerlo en turnos nocturnos, ni en jornadas laborales superiores a 8 horas, y menos en estas condiciones de semiesclavitud, forzando a los alumnos bajo la coacción de no poderse graduar.

China Labor Watch

Las fábricas están en la ciudad sureña de Hengyang, y bajo la excusa de las “prácticas”, los estudiantes son enviados a hacer el trabajo sucio de los dispositivos electrónicos de la marca Amazon. Para camuflarlo como prácticas y no como trabajos forzados (ya que el sueldo corresponde al de becario y no al de trabajador, a pesar de que las condiciones laborales son las mismas), llevan a profesores para que hagan un “seguimiento” de la mejora de las habilidades de los alumnos, pero en realdad sirven para “presionarlos a trabajar más horas fuera del horario legal”, añade The Guardian.

Según los informes, la empresa, Foxconn, que también trabaja produciendo para Apple, ha contratado a mil estudiantes de 16 a 18 años para suplantar las bajas vacacionales y no bajar la producción durante los meses estivales. Pero claro, usando métodos fraudulentos. Tras la publicación de estos informes por los observatorios laborales chinos, la empresa ha reconocido que ha empleado ilegalmente a estudiantes, que le pondrá remedio y que revisará sus sueldos “de inmediato”. Por su parte, Amazon ha asegurado que ya ha enviado investigadores internos a estudiar el asunto.

Foxconn, a pesar de haber reconocido sus errores, cree que contratar estudiantes durante 8 horas es muy recomendable: “brinda a los estudiantes, todos en edad legal de trabajo, la oportunidad de adquirir experiencia laboral práctica que les facilitará encontrar empleo después de su graduación”. Pero los estudiantes consultados por el informe que resume The Guardian no lo tienen tan claro. “No tiene relevancia alguna para nuestros cursos académicos y trabajar a deshoras es malo porque no nos deja estudiar”, denuncia otro menor que, como Xiao Fang, considera que poco tiene que aportarle a su carrera en informática pegar láminas de plástico a ese robot de Amazon que te ibas a pedir estas navidades.