El plástico hecho con plantas que evitará el desastre ecológico de la "nueva normalidad"

Avalada por Coca-Cola, Danone y Carlsberg, la empresa Avantium quiere cambiar nuestros plásticos de origen fósil por unos resistentes de origen vegetal que se descomponen en un año

Estamos hartos de oír a hablar sobre el problema del plástico, y mientras nosotrxs reducimos el uso que hacemos de estos materiales tan contaminantes al máximo, grandes empresas siguen produciendo con este tipo de materiales tan contaminantes que tienen una vida útil de unas pocas horas y que acaban en la naturaleza descomponiéndose durante siglos. No es de extrañar que en los últimos años hayan surgido tantas plataformas ciudadanas, como los #FridaysForFuture de Greta Thunberg, reclamando a las empresas que tomen la iniciativa y que estén a la altura de sus consumidores.

Aunque ha habido pequeños cambios para proyectar una imagen eco, faltaban iniciativas reales para apoyar a las empresas en el cambio del plástico a otros materiales sostenibles. Por eso, la empresa de químicos Avantium, ha buscado el apoyo de grandes nombres del sector (por el momento, Carlsberg, Danone y Coca-Cola), para que la ayuden a producir un plástico de origen vegetal que sea mucho más fácil de reciclar y que, si se suelta en la naturaleza, desaparezca mucho más rápido: “un año con compuesto, y un par más si se deja en la naturaleza”, explica un artículo de The Guardian.

Este plástico será “resistente y permitirá almacenar todo tipo de bebidas” y está producido “a base de la planta del azúcar”, además, “usa bioresiduos, por lo que no afectaría a la cadena global de alimentación ni supondría ocupar más tierra de cultivos para que crezcan estas plantas”. “Se producen alrededor de 300 millones de toneladas de plástico cada año, muchísimo de esto acaba en el océano porque no se recicla”, asegura el artículo. Si este proyecto tira adelante (que actualmente, a pesar del COVID, sigue en producción en el laboratorio), se podría solucionar uno de los grandes problemas de la contaminación medioambiental.

Además, proyectos de este tipo corren con bastante urgencia. En el mundo postcoronavirus tendremos que enfrentarnos a un nuevo problema, el uso constante de plásticos de un solo uso. Aunque cada vez los usábamos menos, ahora han hecho un comeback por salud. Desde vasos a guantes, todo de un solo uso, se consume y se tira, y todo para que no haya un rebrote del virus en la “nueva normalidad”.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de OceansAsia (@oceansasia) el

Muchísimas organizaciones medioambientales ya están avisando: desde que empezó la crisis médica estamos usando muchísimos plásticos que lanzamos al mar. La organización Oceans Asia sacó a principios de mes una fotografía con un montón de deshechos médicos de plástico (mascarillas, guantes…) que se habían lanzado a una playa de Hong Kong. La “nueva normalidad” también será eso: contaminación y plásticos (por ejemplo, las mascarillas de plástico aumentaron un 7000%, lo cual se traduce en un aumento brutal de residuos plásticos).

Así que sí, hay buenas noticias (como la disminución de la contaminación ambiental) con el covid. Pero, como ya explicamos, son victorias muy temporales (en cuanto volvamos a la vida normal, volveremos a contaminar), y encima hay el retorno de otras amenazas: el plástico. Esperamos que el proyecto de Avantium sea una realidad muy pronto, ya que cuenta con el apoyo de algunas de las empresas más poderosas del mundo y que más plástico consumen. Quizá con su colaboración, por fin, logremos frenar nuestra tóxica huella ambiental.

CN