La peña que adoptó un perro para saltarse el confinamiento ya piensa en abandonarlo

La Fiscalía advierte de esto porque ya ha detectado que hay gente que los adopta solo para poder salir a pasearlos

En lo que llevamos de cuarentena, la Fiscalía ya ha detectado adopciones de perros poco transparentes. Es una forma de decir que la gente se está yendo a buscar una mascota porque tenerla es una de las pocas razones que tienen ahora los humanos para salir de sus casas y darse un paseo. Tener un perro por interés habla muy mal de ti y sobre todo hace saltar las alarmas de las autoridades que ya se lo ven venir y por eso, han advertido: abandonar un animal es un delito. Por si no lo tenías del todo claro: no, no puedes pillarte un perro solo para pasar la cuarentena.

Buscar argumentos baratos para saltarse el confinamiento es deplorable, pero involucrar a un ser vivo es aún peor. “Se desconoce si esas adopciones o acogimientos obedecen a intereses realmente honestos por parte de los adoptantes o si son simplemente planteamientos espurios y destinados a tener una excusa, por parte de los nuevos titulares de los cánidos, para poder salir a la calle”, decía estos días la Fiscalía en un comunicado que envió a la Guardia Civil, la Policía Nacional, los cuerpos de Policía Local y a los guardias forestales, según informa El País.

La bromita de los primeros días de la cuarentena (cuando había gente realmente alquilando sus mascotas a otros que pagaban por sacarla a pasear) se ha convertido en algo serio y el fiscal asegura, sin dar datos precisos, que ya se puede notar “un importante número de adopciones o acogimientos”, que algunos centros se quedaron sin perros durante los primeros días del confinamiento y que a causa de la restricción de la movilidad, hay algunos puntos de acogida que se las ingenian para procesar adopciones telemáticas. Vamos, que a la gente, estar encerrada en casa le ha despertado tal instinto animal, que no pueden esperar a que todo esto acabe y adoptar a sus mascotas por las vías convencionales.

La Federación de Asociaciones Protectoras y de Defensa Animal de la Comunidad de Madrid (Fapam) ya se prepara para una oleada de abandonos al final de la cuarentena. De hecho, a su presidenta, Mati Cubillo, le 'sorprende' que no esté habiendo abandono durante estos días. “Ahora no hay gente en las calles y los animales abandonados pasan inadvertidos”, razona Cubillo, que no sabe qué se podrán encontrar cuando se levanten las medidas de confinamiento.

De hecho, otro drama son las mascotas de la gente mayor que ha muerto por coronavirus y que se han quedado huérfanas por la pandemia. Hay protectoras que, precisamente, buscan nuevo hogar para estos perros (y acordémonos también de los gatos, aunque ellos no salgan a pasear), como explica EFE. Es el caso de Toy y Pino, de 4 y 10 años, que hasta hace unos días vivían con sus dueños en el barrio de San Blas, en Madrid, hasta que sus dueños tuvieron que ser hospitalizados. La protectora El Refugio, por ejemplo, tiene dos tipos de planes: "Solo en casa", para las mascotas de los enfermos hospitalizados y "La vida sigue", para los que se han quedado huérfanos.

Está claro que pasadas ya casi tres semanas de encierro, todxs necesitamos cariño y amor, pero si la cuarentena te ha hecho descubrir que lo tuyo es tener un perro, por favor, cuando todo esto termine, no cambies de idea. En España se estima que cada año se abandonan casi 140.000 perros y gatos, según estimaciones de la Fundación Affinity. Ya lo sabes: él no lo haría.