Instagram te delatará si mientes pero se puede equivocar

La plataforma acaba de censurar una publicación de la actriz Aura Garrido. Esta es la explicación de qué ha pasado y cómo te va a afectar a ti

Si prestaste mínimamente atención a las declaraciones de los políticos en los plenos de investidura del presidente Pedro Sánchez en los últimos días, seguramente notaste que se repetían una serie de palabras: "falso", "fake news", "desinformación", "miente". Es el nuevo pan de cada día, tú sueltas una barbaridad y ya si eso que alguien se encargue de contrastarla y llevarte la contraria, que para cuando lo haga quienes tú querías que te escucharan, ya habrán escuchado tu mensaje. Falso, pero creíble. Sustituye el "tú" por cualquier político o cualquier grupo de interés. Bienvenidx al nuevo mundo de realidades paralelas de las redes sociales y la política actual.

Para compensar la proliferación de este tipo de mentiras, las plataformas Twitter, Google y Facebook (dueña de Instagram y Whatsapp, la red privada por la que circulan más bulos) están tomando, cada una a su manera, medidas preventivas. Uno de los últimos ejemplos ha sido el post de Aura Garrido, que publicó esta semana una reconstrucción de la NASA de todas las zonas afectadas por los incendios en Australia del último mes, pero no las que siguen actualmente en llamas. Ella lo especificaba en el copy, explicaba que eso no era una foto del momento, sino que era una maqueta creada digitalmente para mostrar el alcance que había llegado a tener el fuego en las cuatro esquinas de la isla.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Nota: NO ES INFO FALSA, si leéis abajo digo que es una RECONSTRUCCIÓN DIGITAL no una foto. Y no lo voy a quitar porque me parece útil para entender lo que está pasando, y porque la censura instantánea sin análisis también es fake news. Y porque no me apetece fomentar que sea más importante protestar sin leer (por protestar) que actuar. Esta brutalidad es una reconstrucción digital de Anthony Hearsey de los incendios en Australia del último mes, según la información de la Nasa's Fire Information for Resource Management System. En stories he colgado un post de @natalia_natalita con una lista de organizaciones para quien quiera ayudar. 💔 No podemos seguir mirando para otro lado con el cambio climático, es una urgencia real. Tenemos que cambiar nuestros hábitos pero si los políticos no hacen cambios estructurales poco podremos hacer. Lo de ser el más rico del cementerio es muy poco práctico, necesitamos SOLUCIONES YA

Una publicación compartida de Aura Garrido (@aura_garrido) el

Sin embargo, al poco tiempo, la publicación aparecía con un filtro que decía: "Información falsa. Revisado por fact-checkers independientes". Efectivamente, la imagen se había difundido en muchos otros casos como si fuera una instantánea de los incendios australianos, como explica el portal Fact Crescendo de Sri Lanka, uno de los cientos de medios de comunicación dedicados a la verificación de datos que colaboran con Facebook. El problema vino a la hora de interpretar la intencionalidad con la que lo había publicado la actriz española. El malentedido no está en la verificación de la foto, sino cómo Instagram interpretó el copy antes de etiquetarlo como "falso", lo que nos lleva a las preguntas de siempre: ¿está el algoritmo preparado para saber con qué intención publicamos lo que publicamos? ¿Que alguien haya querido desinformar con una imagen significa que todos lo hacemos? ¿Y si fuera humor?

Desde hace años, las redes sociales tienen moderadores de contenido que te censuran por motivos morales (si publicas contenido sexual o violento, por ejemplo), pero cada vez tienen más presiones para controlar la difusión de bulos, que se utilizan por partidos políticos hasta el punto de llegar a determinar los resultados de las elecciones. Pero ponerse de acuerdo sobre cómo frenarlos es ahora lo más polémico para tratar de evitar malentendidos ha habido en la cuenta de Aura Garrido.

'Deepfakes' y propaganda electoral

Estos días también hemos sabido que Facebook va a prohibir la publicación de deepfakes en sus plataformas porque si los usuarios de a pie ya lo tienen complicado para discernir si una información es verdadera o falsa, es prácticamente imposible que disciernan si un vídeo ha sido manipulado. Los deepfakes son relativamente fáciles de hacer y ya se están utilizando en programas de humor como El Intermedio, pero sacados de contexto pueden prestar a mucha confusión. Sin embargo, incluso antes de ser efectivo, el anuncio se ha quedado corto, porque esta nueva normativa de la plataforma no sería suficiente para eliminar vídeos como el viral que mostraba a Nancy Pelosi, presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, falsamente borracha. Así lo afirmó un portavoz de la misma empresa ante el Congreso estadounidense. 

Otra de las noticias de esta semana ha sido la confirmación de que no se va a encargar de verificar la propaganda electoral que se distribuya a través de su plataforma. Este tema también lleva en debate mucho tiempo y será importante porque vienen elecciones en Estados Unidos... y lo que pase en Estados Unidos sabemos que define lo que pase en todos lados en los próximos meses. Así que conclusión: las empresas de Internet se marcan un farol, dicen que revisarán el contenido pero a la hora de la verdad, no pueden garantizar que no se filtren los fakes. Mientras tanto, todos nosotros tendremos que estar atentos a que no nos metan un gol y en nuestro feed, quién sabe, igual aparece un filtro que dice que estamos mintiendo. Todo es un lío.

PD. Por cierto, si quieres saber lo grande que es ya el incendio de Australia, puedes mirar este gráfico que ha hecho eldiario.es y podrás compararlo con la parte del mundo que conoces. Es impresionante.