La joven que ganó un pulso al racismo de EEUU con su móvil

Con solo 17 años, Darnella Frazier se atrevió a grabar un asesinato en plena calle

Cuando el 25 de mayo de 2020 Darnella Frazier se dirigía al establecimiento ‘Cup Foods’ de Minneapolis con su primo de nueve años no imaginaba que estaba a punto de hacer historia. Solo tenía 17 años, pero cuando vio a un grupo de policías inmovilizando boca abajo a un ciudadano afroamericano por tratar de comprar con un billete de 20 dólares falso, no dudó en sacar su móvil, darle a grabar y mantenerse firme ante una muerte lenta que nadie debería presenciar, ni menos con 17 años. Fueron 9 minutos y 29 segundos de agonía, el agente Derek Chauvin presionaba su rodilla sobre el cuello del arrestado y él solo podía defenderse repitiendo, hasta 27 veces: “No puedo respirar”. Acabó muriendo por asfixia, pero Frazier ya tenía en su móvil la prueba que daría la vuelta al mundo y ganaría un pulso al racismo de Estados Unidos.

Esta secuencia de hechos es lo que ocurrió durante el asesinato de George Floyd, que la pasada primavera desencadenó la oleada de protestas ‘Black Lives Matter’ contra el racismo y la brutalidad policial del país y cuyo juicio se ha celebrado recientemente. Sin el vídeo que Frazier compartió en Facebook, el más largo y claro de todos los testigos del asesinato, el agente Chauvin no habría sido declarado culpable de homicidio. Nada la detuvo. Ni si quiera el hecho de sentirse amenazada por los policías en el momento de los hechos, como aseguró en el juicio. "Fue como un instinto natural, sinceramente", dijo Frazier al Star Tribune y agregó: "El mundo necesitaba ver lo que yo estaba viendo. Cosas como ésta ocurren en silencio demasiadas veces".

Sin embargo, la vida de Darnella no ha sido nada fácil desde que se cruzó con la muerte ese 25 de mayo. Además de ser acosada en las redes después de que el vídeo se hiciera viral, no pudo evitar que la culpa y la impotencia se hicieran con ella. “Me he pasado noches enteras en vela pidiendo y pidiendo perdón a George Floyd por no haber hecho más, por no haberme interpuesto físicamente y haber intentado salvar su vida”, reconoció en el estrado al hablar de una experiencia que, entre otras cosas, le dolía porque en esa brutal escena veía reflejados a algunos de los hombres de su vida. “Cuando miro a George Floyd, miro a mi papá, miro a mis hermanos, miro a mis primos, a mis tíos, porque todos son negros”, añadió.

I just cried so hard😩This last hour my heart was beating so fast, I was so anxious, anxiety bussing through the roof....

Publicado por Darnella Frazier en Martes, 20 de abril de 2021

A pesar de que Frazier protagonizó un gesto más que heroico, de esos que hacen personas con buenos valores y que no necesitan capa, ella no quiere ser una heroína, como indicaron sus abogados el pasado junio. Tampoco ha querido contar su historia en la prensa. Para ella, ya es suficiente el gran impacto que su vídeo ha tenido en el país. Además de la sentencia contra Chauvin, este provocó el despido de los otros tres agentes que no hicieron nada para impedir el asesinato, la prohibición de las maniobras de inmovilización por el cuello o un mensaje que contribuirá a que haya menos George Floyd en el futuro: ningún asesinato puede quedar impune.

Este sentido de la justicia es, precisamente, lo que expresó la joven en su cuenta de Facebook al conocer la sentencia. “He llorado mucho, durante la última hora mi corazón ha latido muy rápido y tenía mucha ansiedad”, admitió y añadió: “Hicimos justicia a George Floyd”, hiciste justicia exhibiendo una valentía que pocos tienen, y menos a los 17 años.