Si te importa el medio ambiente lo mejor es que dejes de lavar tu ropa

La diseñadora Stella McCartney ha afirmado que usar la lavadora es una de las costumbres más contaminantes

“Dejábamos que la suciedad se secase y después la cepillábamos”. Parece la ocurrencia del típico compañero de piso guarrete pero la frase pertenece a la diseñadora de ropa Stella McCartney, la hija de Paul McCartney. Al parecer, durante una entrevista con The Observer, la modista reconoció que durante el tiempo que trabajó en una reconocida sastrería del centro de Londres no se lavó una sola prenda de ropa. Es más, Stella está convencida que lo mejor que podrías hacer por el medio ambiente del planeta es evitar usar tu lavadora por todos los medios posibles.

Cada vez que pones tu ropa interior a lavar liberas 9 millones de microfibras que acaban, en la mayor parte de los casos, flotando sobre el mar. De hecho, durante un estudio realizado en las costas de Tarragona por un equipo de la Universidad Rovira i Virgili de Tarragona se detectó que el 57% de los microplásticos encontrados en el agua marina correspondían con los que liberan nuestras lavadoras. Estos se agrupaban en tres grupos: polipropileno (42%), poliestireno (37%) y polietileno (16%). El problema reside en que este tipo de plásticos no desaparecen al llegar al mar, sino que se rompen en fragmentos cada vez menos hasta convertirse en nanoplásticos.

“Lo mejor que puedes hacer si quieres lavar tu sujetador es hacerlo a mano”, insistía McCartney en la entrevista, convencida de que el agua tibia y el champú para bebés eran productos más que suficientes para devolver la frescura a tu ropa interior. No obstante, el mejor consejo de la diseñadora es que dejes de lavar tu ropa por completo y optes por simplemente airearla cuando sea necesario. Más o menos es lo que declaró el CEO de la marca de jeans Levi´s, Chip Bergh, quien aseguró que no había lavado sus pantalones en cinco años o que la mejor manera de eliminar los gérmenes de tus vaqueros era meterlos en el congelador de casa.

Puede que los consejos extremos de estos gurús de la moda sean un tanto irrealizables y más en pleno verano con todo lo que ello conlleva, sin embargo, optar por ropas de tejidos naturales (algodón, seda, lana, etc.), utilizar detergente líquido y lavar en frío o directamente a mano, además de intentar reducir al máximo los lavados, podrían ser una buena manera de contribuir poco a poco a que millones de toneladas de plástico no acaben en nuestros océanos.