Las estrategias más retorcidas de las tiendas para que te fundas tu dinero en las rebajas

La época de descuentos posterior a las fiestas navideñas puede dar paso a algunas maniobras que se saltan la normativa de consumo establecid

Montañas de precios en color rojo llenan los escaparates de las tiendas más conocidas. Tantos por ciento decoran las prendas que supuestamente necesitamos para seguir viviendo. Toda esa cantidad de ropa y accesorios que llevas viendo durante todo el año se ha puesto, por fin, de rebajas. Ahora —aunque hayas gastado muchísimo dinero en la época navideña— puedes volver a comprar y darte esos caprichos que tanto deseas. Vale, no pasa nada. No es el consumismo desproporcionado que consume a la sociedad de lo que venimos a hablar hoy. El tema que nos concierne son todas esas estrategias rastreras o por lo menos poco éticas que llevan a cabo las empresas para que compres como un loco y ni te lo plantees. Estrategias que desconoces y que creemos que es importante que sepas.

En realidad compras un bonito timo

Según una encuesta de la Federación de Asociaciones de Consumidores y Usuarios de Andalucía (FACUA), “el 86% de los consumidores detectó descuentos falsos en las últimas rebajas”. Es por ello que desde aa Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) han querido recordar que esa fijación por aumentar las ventas podrían perjudicar a los consumidores, ya que pueden surgir prácticas en las que los comercios vulneren los derechos de consumo de las personas. Para ello, la OCU ha dado ciertas premisas en las que hay que fijarse para asegurarse que las empresas no se saltan las normativas

En concreto, OCU explica que la ropa que aparece en venta en las rebajas debe haber formado parte de la colección de la tienda al menos durante un mes. No está permitido utilizar esta época de descuentos para ‘colar’ prendas que no han estado previamente en tienda y que han sido hechas para dicho periodo de rebajas. Otra de las premisas a las que debemos estar atentos es a los precios de las etiquetas: el coste original debe mostrarse junto al rebajado, así quien compra puede saber cuánto se está ahorrando.

Esta última premisa es una de las que se nombra como ‘timo’ desde FACUA. A ella se le suman aspectos como: los carteles que anuncian las rebajas ocupan más espacio en la tienda que los mismos productos rebajados, la ropa que está en venta no estaba antes de las rebajas, los descuentos del 70% solo están en seis prendas seleccionadas que nunca encuentras o que los productos no rebajados están junto a los que sí lo están para que la sensación de que hay descuentos sea mayor, entre otros.

Lo importante es no dejarse cegar por los descuentos

Ambas organizaciones avisan a los consumidores que no se dejen cegar por los supuestos enormes descuentos y que estén atentos para que los comercios no vulneren sus derechos. Es más, en caso de que se observe algún tipo de irregularidad, lo ideal es compartir la información a través de las redes sociales para que ninguna otra persona pueda caer en estas estrategias que al final, en lugar de beneficiar al consumidor, lo perjudican. Ojos abiertos y mentes despiertas. Como consejo (para cuidar al mundo un poco más) no vayamos a comprar como locos todo lo que no necesitamos.