Escocia será el primer país en dar clases de historia e inclusión LGTBIQ+

 

Los alumnos y profesores escoceses aprenderán todo lo necesario sobre la historia y lucha por sus derechos del colectivo LGTBIQ+

Los libros de historia están llenos de hombres hetero, guerras y testosterona. Es posible que durante tu infancia y tu adolescencia ni siquiera escucharas hablar de la comunidad LGTBIQ+ y que de hecho ni te comentaran los profesores que había diversas orientaciones sexuales. A veces, se podía comentar en el caso de Federico García Lorca o de Luis Cernuda, pero poca cosa. Ahora, más allá de las clases de diversidad sexual que se empiezan a dar en diferentes países, Escocia se convertirá en el primero en enseñar inclusión e historia de la comunidad LGTBIQ+. 

Las clases de inclusión e historia empiezan este mismo año, aunque fue en el 2018 cuando las autoridades del país, uno de los más sensibilizados con la causa, aceptaron recomendaciones para impartir una educación inclusiva y mejorar la comprensión de la historia más diversa y aprobaron las medidas. 

Lxs profesorxs, todxs, reciben un curso básico de sensibilización en línea sobre ello y recursos didácticos para poder dar las clases. También se habilita una web específica para informar a lxs jóvenes. El Viceministro primero y secretario de Educación, John Swinney, dijo sentirse “encantado” de que su país sea pionero en esta cuestión, informó el Gay Times de Reino Unido. 

Un estudio reciente apuntado por esta misma publicación mostró que la mayoría de los británicos creen que tiene que haber clases sobre inclusión y diversidad en las escuelas, con un 60% de apoyo que se dispara al 68% cuando los preguntados son jóvenes de entre 16 y 24 años. Una quinta parte de los encuestados (17%) dijo que estaba en desacuerdo o muy en desacuerdo con ese tipo de políticas educativas. 

Las cifras las hizo públicas Stonewall, una entidad fundada hace 30 años para luchar contra la sección 28, un artículo legal que prohibía hablar sobre relaciones del mismo sexo en las escuelas para evitar la promoción de la homosexualidad en los colegios. El artículo fue abolido en 2003, pero sus efectos aún se dejan ver: un 40% de lxs alumnxs LGTBIQ nunca le han hablado a nadie sobre su orientación sexual, mientras que casi la mitad, un 45%, han sufrido bullying por serlo. Aún queda un camino muy largo para llegar a la verdadera igualdad. 

En España, por cierto, la ultraderecha de Vox viene oponiéndose a cualquier tipo de educación en la diversidad y ha conseguido frenarla en algunas comunidades autónomas.