La ciudad ultrasostenible que Estados Unidos levantará en mitad del desierto

Telosa aspira a ser la ciudad más ecológica, equitativa y vanguardista del planeta

La Revolución Industrial de los siglos XVIII y XIX supuso el inicio de un fenómeno que parece no tener fin: el vaciado rural y la concentración masiva en las ciudades, cada vez más mastodónticas y disfuncionales. No es necesario meditar demasiado para detectar algunos de sus grandes males: contaminación, gentrificación, desnaturalización y concentración de la toma de decisiones en unas cuantas manos. Pero hay un millonario en Estados Unidos que quiere cambiar las cosas. En concreto, quiere construir en mitad del desierto una ciudad ultrasostebible, eficiente y donde todxs sus habitantes tengan poder de decisión.

Dicho millonario tiene por nombre Marc Lore y su creación, una impresionante ciudad futurista como jamás hemos visto, será conocida como Telosa. Como explican desde Business Insider, "Lore aspira así a fusionar características únicas como la diversidad de una vibrante Nueva York, la eficiencia, limpieza y seguridad de Tokio; y la disponibilidad de servicios sociales, sostenibilidad y gestión de Estocolmo". La urbe idílica donde todas las personas querríamos vivir. La urbe utópica donde no solo serías feliz y estarías en armonía con lxs demás habitantes y con la naturaleza, sino en la que también explotarías todo tu potencial.

Porque, como asegura el propio Lore en el sitio web de Telosa, esta nueva ciudad será gestionada con un enfoque renovado del capitalismo basado en las teorías del economista y teórico social Henry George. En mitad del desierto de Nevada, Texas, Utah, Idaho, Arizona o los Apalaches (la localización exacta aún no está clara) se levantará una ciudad donde todos sus habitantes podrán "participar en el proceso de toma de decisiones y elaboración de presupuestos". Todo con una loable finalidad: generar la ciudad más abierta, más justa, más equitativa, más inclusiva y más sostenible del mundo. Una auténtica gozada.

Pero no pienses que Telosa será una ciudad colosal en la que convivirán veinte millones de personas. Esa no es la idea que tienen en mente Marc Lore y el arquitecto del proyecto, el danés Bjarke Ingels, que entienden que la superpoblación entorpece tanto la gestión democrática como la sostenibilidad de las ciudades. Por el contrario, Telosa acogerá a unas 50.000 personas en un territorio de unos seis kilómetros cuadrados e irá aumentando de manera controlada e inteligente hasta alcanzar un máximo de cinco millones dentro de unos cuarenta años. Es muy diferente el crecimiento sostenible planificado que el crecimiento loco.

Por supuesto, todos los edificios serán diseñados y construidos con las máximas obligatorias de la eficiencia y la sostenibilidad ecológica. El ejemplo paradigmático de esto será la Torre Equitism, el gran edificio que servirá como faro de la ciudad y en el que encontramos sistemas para "almacenamiento de agua, granjas aeropónicas y un techo fotovoltaico que genera la energía que necesita", además de compartir el excedente al resto de la ciudad. Con un coste de unos 21.000 millones de euros, Telosa podría convertirse en el icono de una nueva manera de comprender las ciudades. De verdad lo necesitamos.