El agujero de la capa de ozono ya es más grande que la Antártida

 

El crecimiento del agujero de la capa de ozono en el Polo Sur se ha acelerado en septiembre de una manera espectacular

Los problemas climáticos se acumulan de manera preocupante y aún parecemos lejos de hacer lo suficiente para frenar la emergencia o revertirla. Algunos problemas nos pillan un poco lejos pero nos pueden afectar más de lo que creemos. Uno de ellos ha sido detectado recientemente: la destrucción de la capa de ozono en el Polo Sur ha crecido considerablemente durante el mes de septiembre. 

Según explica la revista Muy Interesante, el servicio de monitoreo Copernicus que controla entre otras cosas la evolución de la capa de ozono, observa cada año un adelgazamiento en el Polo Sur debido a la destrucción que producen químicos como los clorofluorocarbonados (CFC). 

Ahora mismo,  en un comunicado citado por la revista, el informe de Copernicus asegura que el agujero es ya más grande que la Antártida. Aunque el año empezó con un ritmo estándar de crecimiento del agujero, en las primeras semanas de septiembre dio un sprint y ahora es más grande y duradero que el 75% de los agujeros de ozono en esa etapa de la temporada desde 1979. Además, se espera que la situación pueda empeorar en los próximos días, según explicó Vicent-Henri Peuch, director del servicio de monitoreo de la atmósfera de Copernicus. Las temperaturas estratosféricas, dijo, son más bajas que el año pasado y eso aumenta el peligro. 

En 1987, se firmó el protocolo de Montreal para intentar reducir las emisiones de sustancias que afectan a la capa de ozono, con especial atención a los clorofluorocarbonados, generados sobre todo por la industria de la refrigeración y los aerosoles. El protocolo ayudó a reducir el uso de estos compuestos, pero muchos siguen en la atmósfera y sus concentraciones siguen siendo suficientemente altas como para ir destruyendo el ozono. Es habitual que en septiembre estos agujeros crezcan, pero no tanto como lo ha hecho este año. 

El último informe de la ONU sobre cambio climático alertó que estamos en código rojo por muchos factores. La temperatura podría aumentar de media en la tierra 1,5 grados debido a la emergencia climática y ese cambio puede ser mucho mayor en las zonas más afectadas. En algunas de ellas, como en Siberia, ya han crecido este año los incendios, que han azotado diferentes regiones del mundo ayudados por la emergencia climática. Según los expertos, tenemos menos de una década para frenar esta deriva y si para entonces se cumple el aumento de temperatura media pronosticado, los daños serán ya irreversibles para el planeta, que por otro lado vive una reducción constante de la biodiversidad por culpa de la acción humana. Un desastre.