Viaja A París, Londres y Madrid Guiado Por Sus Escritores Más Famosos

Si te gusta tanto leer que cuando vas de vacaciones tienes un serio dilema entre estar mirando el libro que te has llevado o los monumentos que tienes delante, aquí te traemos una solución: una ruta por rincones literarios para homenajear a algunos de tus autores favoritos. 


PARÍS

París ha enamorado a generaciones de escritores y no escritores con su belleza y elegancia. De hecho, es una ciudad que parece que ha sido construida a base de rincones. Si es tu primera visita, es recomendable que empieces por lugares emblemáticos que, además, tienen historia literaria.

¿Te gusta la obra de Víctor Hugo y quieres imaginar cómo era la vida de Quasimodo?, puedes empezar tu visita por la catedral. De ahí, puedes ir caminando hacia la Plaza de la Bastilla y desviarte unas calles para pasar por la casa del autor. Está de camino hacia el cementerio de Père Lachaise, que es la siguiente parada obligatoria.

El cementerio de Père Lachaise es un paseo caótico entre mausoleos que parecen catedrales pequeñitas coronadas por cuervos. Puedes visitar a autores como Apollinaire, Balzac, Camus, Nerval u Oscar Wilde, cuya tumba es un enorme ángel de piedra. Es tradición pintarse los labios y dejarle un beso. Antes de irte, como no todo es leer en esta vida, no olvides pasar a rendir respetos a Chopin, Edith Piaf o Jim Morrison.

Otros cementerios interesantes son el de Montparnasse, donde están Cortázar y Baudelaire, o el de Montmartre, que es más pequeñito pero donde puedes ver la tumba de Zola o Dumas, o la de Alphonsine Plessis, la prostituta que inspiró La dama de las camelias.

Si te has decidido por Montmartre, no dejes de visitar el barrio. En las calles que rodean al Sacré Coeur fue donde bulló la bohemia de Baudelaire y el resto de simbolistas. De hecho, seguro que bajaban esas cuestas hasta llegar al Moulin Rouge y el barrio rojo.

Puedes completar la visita literaria paseando por los jardines de Luxemburgo y sus alrededores, donde están las casas de los Mosqueteros de Dumas, visitando una librería emblemática como Shakespeare&Co o tomando un café carísimo en el Café de Flore, tal como hacían André Breton, Simone de Beauvoir, Boris Vian, Ernest Hemingway, Truman Capote o, cambiando de tercio, Picasso.


LONDRES

Londres consigue parecer una ciudad moderna y vieja a la vez. Por eso, si quieres respirar la Inglaterra isabelina y el mundo de Shakespeare, es fundamental que comiences tu visita por el Globe, el teatro esférico que se construyó para representar las obras del dramaturgo más importante de todos los tiempos. Podrás pisar las gradas por las que se pasearon Kyd, Marlowe y el Bardo.

Si lo tuyo es la Inglaterra victoriana, puedes hacerte con el mapa del Londres de Austen y visitar las calles de esas heroínas de fines del XVIII o irte a Baker Street y seguir la ruta de Sherlock Holmes. Si, por el contrario, eres más de novela gráfica y quieres meterte en el mundo de From Hell y Jack el Destripador, existen rutas guiadas nocturnas para transitar por las calles donde el misterioso asesino mató a las prostitutas.

Bryan Apito - Fotolia

MADRID

También en Madrid puedes hacer tu ruta de turismo literario. Si te gusta el mundo del siglo de Oro, tan grandioso y decadente al mismo tiempo, no dejes de pasear por el barrio de las Letras. Además de citas de autores fundamentales escritas por el suelo de la calle, podrás ver la casa-museo de Lope de Vega. Está muy cerca del Museo del Prado y del convento de las Trinitarias Descalzas, donde está enterrado Cervantes.

Si lo tuyo es la bohemia y prefieres combinar las letras con unas cuantas cervezas y estás cerca de la Puerta del Sol, puedes hacer el recorrido del Max Estrella de Valle-Inclán por los bares en que Rubén Darío y el resto de modernistas se dedicaban a beberse sus sueldos. ¡Tómate una a su salud!