Los mejores campings de España para pasar un verano en la naturaleza y sin aglomeraciones

Llevamos tantos meses en la ciudad que queremos salir por cualquier vía y las caravanas y los campings se están posicionando como la mejor opción

Despertarte por la mañana con el ruido del mar y el olor a pino. Este ha sido el sueño húmedo de muchos de nosotrxs durante la cuarentena y ahora que ya estamos en pleno verano lo tenemos claro. Este año, si los rebrotes lo permiten, nos quedaremos cerquita, en España, y en un lugar que nos permita recuperar el contacto con la naturaleza. El alquiler de caravanas está casi tan boyante como el de las piscinas hinchables de plástico porque, claro, te permiten decidir hacia dónde ir a última hora (en función también de si se declara el confinamiento en un sitio u otro), y los campings son también una opción para poder disfrutar de un verano con el correspondiente distanciamiento social. Puedes ir en tu caravana, en coche y alquilar cabaña o poner tu tienda de campaña. Casi todos tienen tantas ofertas como te permita tu bolsillo.

Hay toneladas de campings a lo largo y ancho de la península (e islas), como puedes ver en esta guía oficial. Nosotros hemos querido elegir unos cuantos. Recuerda que viajar a la naturaleza significa que tienes que tener cuidado de ella. Llévate tu basura y respeta el silencio para que todxs puedan tener la misma experiencia que tú.

El paraíso

Camping de Aneto en Benasque. Parece un pueblito en medio de las montañas del Pirineo, con su piscina, sus cabañas de madera y rodeado de bosque. Es el lugar ideal si te gusta hacer senderismo o si quieres desconectar en un espacio familliar sin pretensiones y con una temperatura bien fresquita.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Camping Aneto S.L. (@campinganeto.benasque) el

El surfero

Camping de la Escuela Cántabra de Surf en Somo. El lugar ideal si lo que quieres es iniciarte en el surf en un ambiente relajado con todas las comodidades y con acceso a los profesores de la escuela de este deporte más antigua de España. Entre el mar, la montaña y la ciudad, el ambiente en los surfcamps es único. Para una versión un poco más chic, tienes el glamping del Dreamsea Surf Camp, también en Cantabria, pero en la zona montañosa de La Iglesia.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de △Dreamsea Surf Camp△ (@dreamseasurf) el

El urbano

Igueldo en San Sebastián. Es la opción más económica para visitar la ciudad vasca y una alternativa a dormir de nuevo dentro de la ciudad. Desde allí podrás ir a la playa de la Concha (solo a 5 kilómetros y con un autobús muy cómodo cada media hora), comer de lujo en Donosti y conocer el País Vasco a tu rollo. Los bungalows son de 2 a 5 plazas y las parcelas, de hasta 70 metros cuadrados, te permiten dejar que corra el aire entre tú y tus vecinos.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Camping Igueldo San Sebastián (@campingigueldo) el

El nudista

El Templo del Sol en Tarragona. El ambiente de los campings se debate entre lo familiar y lo hippie-liberal. En el Templo del Sol se decantan por esto segundo hasta el punto de ser un lugar completamente nudista al borde de la playa. La gente se pasea en bolas en cualquier rincón del recinto demostrando que a veces lo único que tenemos son complejos. Es uno de los nueve campings nudistas de España y una redactora de Código Nuevo se pasó unos días allí hace unos años.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Andrea Vilarrubias. (@andrea.vilarrubias) el

El desierto

Cabo de Gata en Almería. Si lo que quieres es rendir homenaje a los espagueti western que se grababan hace unas décadas en Almería, tu lugar es el Cabo de Gata, un parque natural árido con playas espectaculares y grandes extensiones de naturaleza. Seca, pero que parece de otro planeta. El camping tiene su piscina para que no te chamusques.

CN