Lovaina, el paraíso Erasmus con más gente de buen rollo por metro cuadrado del mundo

Hay algunas reglas no escritas en Lovaina que deberías conocer antes de emprender tu viaje a esta maravillosa ciudad del noroeste de Europa. Allí es normal salir de fiesta, o al menos a tomar algo, casi todos los días de la semana (por no decir todos). Martes, jueves, viernes y sábado son los días fuertes en lo que a la farra se refiere. Como ya sabrás, la cerveza es la bebida nacional en Bélgica, pero en Lovaina lo es mucho más. Además de que su fiesta te incita al consumo masivo de esta bebida, es la sede de la compañía belga-brasileña Anheuser-Busch InBev, la mayor compañía de cerveza del planeta, y la cerveza Stella Artois es la marca insigne de la ciudad. Ahora que ya sabes todo esto, a disfrutar.

La mitad de la población de Lovaina son estudiantes

universidad-lovaina-codigonuevo

Los datos hablan por sí solos: Lovaina tiene unos 100.000 habitantes, de los que alrededor de 50.000 son estudiantes y muchos de ellos Erasmus. A tan solo media hora en tren desde Bruselas, Lovaina es uno de esos lugares que apetece visitar siempre pero mucho más entre los 20 y los 40 años, aunque eso siempre dependerá de tus ganas de empaparte del ambiente lúdico y estudiantil que la impregna. No por nada, sino porque es un destino con mucha tralla, es lo más parecido a Magaluz en España, pero sin balconing.

Todo gira en torno a la universidad más antigua de Bélgica

ayto-lovaina-codigonuevo

Más allá de la fiesta, hay muchas más cosas que ver y que hacer que salir de bares. No te puedes ir de Lovaina sin pisar la Universidad Católica —la más antigua de toda Bélgica y una de las primeras del mundo— que da sentido a la ciudad y que acoge cada curso a miles de nuevos erasmus. Algo bastante lógico si se piensa que en su momento fue profesor el mismísimo Erasmo de Rotterdam. De hecho, la universidad es el gran motor de Lovaina. Si eres estudiante, verás como se las gastan allí. Si ya no lo eres, podrás revivir entre sus muros los viejos tiempos.

Oude Markt, el bar más grande del mundo

Literalmente  significa 'Mercado Viejo' y es una plaza rectangular —casi parece una calle— en la que unos 40 bares compiten por atraer a las brillantes mentes alcohólicas de la ciudad. De hecho, en la mayoría de las guías de viajes se insiste en llamarla "el bar más grande del mundo". Eso se debe en gran medida a que la saturación de las personas sentadas en sus terrazas crea una masa homogénea dando la sensación de que te encuentras en un único local. Sin duda, el mejor lugar de la ciudad en una noche de verano.

Un ayuntamiento con varias vidas

Por supuesto, te recomiendo que te acerques a su ayuntamiento de estilo gótico flamenco, ya que algunos dicen que es el más bonito de Flandes. Y no les falta razón. Sobrio precisamente no es, y eso que ha logrado sobrevivir varios incendios en la Primera y en la Segunda Guerra Mundial. Desde luego, el edificio estaba predestinado a llegar hasta nuestros días. Se ha salvado una y otra vez. ¿Será suerte o el destino?

San Pedro y su tesoro

sanpedro-lovaina-codigonuevo

Si te quedas con ganas de más no dejes de visitar la iglesia de San Pedro (la más antigua de la ciudad). Este templo no deja indiferente a nadie ya que en el interior hay una sala que esconde una cripta románica del siglo XI y el tesoro de San Pedro. En su momento, allá por el siglo XVI, aspiraba a ser el edificio más alto del mundo —nada menos que 169 metros—, pero un error de los arquitectos que pretendían colocar tres torres enormes hizo que la torre central se derrumbara.

Visita la fuente de la sabiduría por si se te pega algo

estatua-lovaina-codigonuevo

Me atrevería a decir que en Lovaina no hay ninis. Prácticamente toda la gente joven está estudiando o buscándose la vida y la tasa de ninis es insignificante. Si quieres que se te pegue algo, mi consejo es que te acerques a la Fons Sapientiae o la Fuente de la Sabiduría. Es una fuente, como su propio nombre indica, con una estatua de un estudiante leyendo un libro mientras vierte una jarra de cerveza (Stella de Artois, por supuesto). ¿Qué querría transmitir el autor? ¿Qué mensaje esconde la estatua? Que cada uno saque sus propias conclusiones.

Crédito de la imagen: www.objetivoviajar.com