La Forma De Hacer 6 Viajes Este Año Sin Pedir Vacaciones Extra Ni Arruinarte

Ojalá encontráramos el secreto para llevar una vida estable, un curro genial en el que se ganase mucha pasta y, al mismo tiempo, poder irte a descubrir mundo siempre que te diera la gana. Pero oye, que no se puede tener todo. O eso dicen, ¿no? Pues sí, se puede. No hace falta que tengas un sueldo astronómico para escaparte de vez en cuando, ni que le ruegues a tu jefe que te dé dos días libres cada vez que quieras hacerlo. La solución es sencilla: organízate. Y podrás hacer, al menos, 5 viajes cortos que te sabrán a gloria y uno largo todavía mejor. 

Suponiendo que tienes un mes de vacaciones al año, reserva 15 días para coger un avión a la otra punta del mundo. Ese viaje con el que sueñas cada año y que te dejará con una tristeza inmensa cuando tengas que volver al trabajo. Duele, pero no vas a dejar de ir por eso, ¿no? El resto de días (otros 15) solo tienes que dividirlos en 5 viajes más que, sumados a los fines de semana, se convierten en escapadas estupendas de 4 días. Además, la clave consiste en escoger destinos baratos, evitando en general las temporadas altas. Viajarás cada dos meses y tu romántico corazón se sentirá mucho menos atado a la rutina.

Para que te hagas una idea de lo mucho que va a molar, te dejamos un itinerario anual de viajes para este 2017.

1. Enero: Marrakech

La ciudad de las casas rojas te acogerá todo el año, pero el clima es mucho más soportable en otoño y primavera. Te atraerá por sus mercados llenos de colores, los olores a especias y el encanto árabe que conserva en sus calles. En general y gracias al cambio de moneda, es una ciudad barata y el regateo forma parte de su cultura, así que tu bolsillo no se verá demasiado resentido.

2. Marzo: Cracovia

Visitar Cracovia es darte de bruces con la dureza de un país que vivió una de las épocas más terribles de la historia: la segunda guerra mundial. Pisarla es encontrarte en cada de una de las películas que has visto mil veces. El barrio judío donde se rodó La Lista de  Schindler, Auschwitz, la impresionante plaza del mercado, la catedral de Wawel...  Todo allí adquiere una crudeza singular, pero necesaria para entender su encanto y viajar en el tiempo a través de ella.

3. Mayo: París

La ciudad de la luz es un lugar ideal para esta época del año. El clima y el precio de los vuelos son ideales si no has descubierto aún uno de los destinos imprescindibles de Europa o, si ya has estado, repetir. Un paseo por la orilla del sena o un café en el bohemio barrio de Montmartre al atardecer te traerán ese chute extra de romanticismo y relax que necesitas antes de tu vuelta a la rutina.

4. Julio: Brasil

Brasil es un país interminable. Durante los meses de verano en España, en Brasil es invierno, así que los precios bajan y el clima es mucho menos caluroso (entre los 18º y los 26º). Si este es tu destino para un viaje largo, visitar las principales ciudades del país es una buena opción, pero te recomendamos que no dejes de visitar lugares paradisíacos como Ilha Grande o las Islas de São Sebastião.

5. Septiembre: Amsterdam

Los tulipanes y los molinos te están esperando (si quieres más clichés, sorpresa, también hay coffee shops). Cuando ya creías que no levantarías cabeza después de tus vacaciones de verano, aquí llega la capital holandesa. Tan llena de diversión, tan joven, tan cultural, tan fotogénica. Un destino ideal para ir con amigos unos días. 

6. Noviembre: Lisboa

Aunque la fama portuguesa se la lleve Oporto, Lisboa es una ciudad encantadora y con un clima mucho más amable en invierno. Con sus casas blancas y sus tejados de teja amontonados, mezcla las épocas árabe y colonial de una forma bellísima. Sube a uno de sus tranvías amarillos que recorren la ciudad y te dejan unas vistas increíbles.

Esta es una forma de preservar la integridad de tus ahorros mientras descubres mundo. Puedes escoger hacer tus viajes en febrero, abril, junio, agosto, octubre y diciembre, hacerlos más seguidos o cambiar de fecha tu viaje largo según el destino al que hayas decidido ir; Tal vez prefieras reservar tu viaje largo para pasar las navidades en Nueva York, por ejemplo.