Aventura Y Naturaleza, Ya Estás Tardando En Preparar Tu Viaje A Montenegro

¿Eres de los que se te queda pequeño el mundo? ¿Buscas un sitio en el que poder fundirte con la naturaleza y sentirte libre?. Montenegro tiene lo mejor de Croacia (las playas), lo mejor de Eslovenia (la naturaleza), lo mejor de Bosnia (la hospitalidad de sus habitantes), lo mejor de Albania (sus ciudades con historia) y el puntazo de que no tienes que cambiar de moneda. Un destino 10, para gente joven con espíritu aventurero y sin complejos. Lo que te cuenten de este país balcánico será la décima parte de lo que experimentarás allí.

Montenegro puede presumir de tener el fiordo mas grande del sur de Europa, el cañon más profundo y largo del continente o una bahía tan impresionante como la de Kotor. Para comenzar el viaje, alquilar un coche es una muy buena opción si quieres sentirte como Thelma y Louise y recorrer el país. Se trata de conocer el Montenegro profundo, el Montenegro más atrevido y el Montenegro más aventurero.

Deportes acuáticos en La Bahía de Kotor y el fiordo del sur

kayak-kotor-codigonuevo

Seguro que cuando escuchas la palabra fiordo, piensas inconscientemente en Noruega. Pues ni todos los fiordos están en Noruega, ni todo lo que hay en Noruega son fiordos. El caso -y lo más importante- es que en Montenegro se encuentra el fiordo más grande del sur de Europa (de unos 30 kilómetros de longitud) donde es habitual practicar todo tipo de deportes acuáticos: ski acuático, wake, surf, windsurf, jet ski, kayak, buceo o snórquel.

Simplemente llegar es una aventura. Viajar Kotor en ferry es excitante y caro, mientras que el camino en coche es más barato y bastante más bonito. Para llegar a la Bahía de Kotor (o Boka Kotorska) hay que bordear todo el golfo por una carretera zigzagueante, cruzar puentes y estuarios y superar los montes Orejen y Levcen. El paisaje es tan abrupto que es como si los Alpes Suizos tuvieran salida al mar.

Dicen que la bahía puede tener su origen en un cráter de un volcán apagado o en el cañón sumergido del desaparecido río Bokelj (esta última parece la más fiable). 25 kilómetros de costa forman una casi una circunferencia perfecta. Y en medio Kotor, una ciudad medieval de estilo veneciano que conserva su esencia aunque, a lo largo de los años, haya sido invadida por casi todo el mundo (romanos, búlgaros, austrohúngaros, otomanos y croatas). Tiene sentido que los montenegrinos decidieran construir una muralla escalonada de 4,5 kilómetros desde el puerto hasta la fortaleza de San Iván (a 60 metros de altura). Hay que subir más de 1.400 escalones para llegar al final de la muralla.

Rafting, canoa y tirolina en el Cañón del Tara

rafting-tara-codigonuevo

El del Tara –en el Parque Nacional de Durmitor- no es un cañón cualquiera: es el cañon más profundo de Europa con 1300 metros de altura en algunos puntos, el más largo de Europa y el segundo más lado del mundo con 70 kilómetros, después del Gran Cañón del Colorado. Así que cuando te quieras hacer un selfie, mira bien donde pisas.

Pero si lo que buscas es aventura total, no te pierdas la impresionante tirolina Red Rock Zipline del Puente Djurdjevic. Tienes que ser de piedra para no sentir la adrenalina ahí arriba. Con 350 metros de cable, llegarás a alcanzar una velocidad de 50kms/hora mientras cruzas el cañón y el río a 170 metros de altura. Una experiencia extrema que dura entre 40 o 50 segundos (en función de lo que peses). El precio: 10 euros por persona y podrás elegir entre  volar solo, en pareja, sentado o estilo Superman. Tú decides.

Aventura arriba y abajo. El río Tara da para mucho y uno de sus principales atractivos sus rápidos. Rafting, canoa, piragüismo, etc. Hay muchas empresas que se dedican a este tipo de deportes de aventura como Rafting Montenegro. Un día de rafting recorriendo 18 kilómetros de río, más de 20 rápidos y varias cascadas -con comida incluida- cuesta 45 euros.

Parapente en el Parque Nacional de Durmitor

Al noroeste del país y con más de una veintena de montañas que superan los 2.300 metros de altura, encontrarás el Parque Nacional de Durmitor. Pero si quieres conocer este paraje natural desde el cielo, lo mejor es hacerlo en parapente. Las vistas son inmejorables e inigualables. Ni siquiera en helicóptero sería igual. A bordo de un parapente sólo escucharás los sonidos de la naturaleza. Si no tienes miedo a las alturas y si estás dispuesto a volar como un pájaro: consulta la web de Paragliding Montenegro.

parapente-montenegro-codigonuevo

Si te quedas con ganas de más, explora el resto del Parque Durmitor (Patrimonio de la Humanidad) en bici a caballo. Y aunque corras mucho, debes saber que verlo todo es prácticamente imposible porque mide 390 kilómetros, tiene 18 lagos de origen glaciar -uno de ellos negro y que se congela en invierno-, 5 cañones y 748 manantiales. ¡Difícil aburrirse!

Fuente de la fotografía: zipline.hr