7 maravillas de la arquitectura y la naturaleza en la nueva lista de la Unesco

Para poder conocer de cerca estas maravillas no solo nos tienen que permitir volver a viajar sino también hay que tener un bolsillo preparado

Puede que te suene a excursión del colegio o lo típico que has leído en la Lonely Planet, pero los monumentos naturales o arquitectónicos de la lista del Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO son de esos lugares que siempre vale la pena visitar. Y aunque hay muchísimos todos y cada uno de ellos se merecen el apelativo de patrimonio ya que, aunque la pandemia nos ha limitada mucho el tema de viajar, estos seguirán allí una vez podamos recuperar nuestra mochila y volver a salir al mundo.

A continuación hemos elegido algunos de los lugares más interesantes que han sido añadidos a la lista y que, esperemos, pronto podrás ir a visitar si te alcanza el presupuesto porque, aunque uno está en España, la mayoría están bastante lejos y no son en países tan turísticos como podrías pensar. 

Jaipur city, India

Como si se tratara de un decorado de Bollywood pero a lo bestia, la ciudad rosa de Jaipur, en el estado indio de Rajastán, fue pintada enteramente de rosa por la visita del príncipe de Gales en 1905. Esto se debe a que el color se considera un símbolo de hospitalidad en una de las ciudades con más historia de la India. 

Risco Caído, Gran Canaria

Profundos barrancos, acantilados y formaciones volcánicas de todo tipo conforman la orografía del Risco Caído y montañas sagradas de Gran Canaria. Habitados desde hace siglos, mucho antes de la llegada de los españoles en el s.XV, estos cañones albergaron los primeros habitantes de la isla desarrollando una cultura propia y fascinante. 

Colinas de Conegliano y Valdobbiadene, Italia

Cualquiera que se imagine el idílico paisaje de colinas italiano cubiertas de viñedos se imaginará, sin saberlo, las colinas de Conegliano y Valdobbiadene, en el nordeste del país. El hogar del vino prosecco es el más claro ejemplo de cómo la mano del hombre puede crear un paisaje espectacular a base de las llamadas ‘ciglioni’ o parcelas de vid. Salpicadas por pintorescas aldeas y mansiones dignas de Pablo Escobar, el lugar sin duda merece una visita.

Seowon, Corea del Sur

A finales de la dinastía Joseon, entre el siglo XV y XIX, el paisaje de Corea (en este caso hablamos de Corea del Sur) se llenó de las seowon o academias neoconfucianas donde los jóvenes de la aristocracia y aspirantes a los más altos cargos del funcionariado se instruían en la doctrina del filósofo chino, la contemplación de la naturaleza y los asuntos espirituales más profundos. Sus edificaciones y la ubicación que suelen ocupar crean un paisaje de lo más inspirador. 

Edificios de Frank Lloyd Wright

Si hubo un arquitecto que supo combinar el espacio natural con la creación artificial de manera orgánica este fue Frank Lloyd Wright. Desde su archiconocida casa en la cascada hasta iglesias enclavadas en los riscos del desierto pasando por hivernaderos en bosques de bambú para soñar, sus ocho construcciones más conocidas han pasado a considerarse patrimonio de la humanidad y, aunque la mayoría están dispersas por los Estados Unidos, valen la pena ser visitadas. 

Babilonia, Iraq

Ubicada en la cuna de la civilización, la antigua Sumeria, las ruinas de Babilonia, la capital del Imperio Neobabilónico de los reyes Hammurabi y Nabucodonosor, se sitúan a apenas 85 kilómetros de Bagdad. Puede que no sea el destino más recomendable en estos momentos, pero solamente pensar que en su día el lugar acogió los Jardines Colgantes, una de las Siete Maravillas del mundo antiguo, ya es motivo para desear ir algún día. 

Real Obra de Mafra, Portugal

Si en España tenemos El Escorial, en el país vecino, Portugal, pueden presumir del imponente palacio que proyectó el rey Juan V a tan solo 30 kilómetros de la capital Lisboa. Dominado por el estilo barroco de principios del s.XVIII el conjunto acoge además del palacio real,  una capilla y un monasterio, una biblioteca de más de 36.000 volúmenes. De obligada visita para los que quieran entender la historia de nuestros hermanos ibéricos.